Claudia María Delgado Torres
555
01 Noviembre 2023
Foto: Cortesía de la entrevistada

Rostros de mujeres valerosas encontramos en todas la esferas de la sociedad cubana y uno de ellos resulta el de la fiscal del municipio Contramaestre, Idilia Espinosa Corría, con 35 años de labor, de ellos 23 como jefa, en un órgano donde el 80 por ciento (%) de sus féminas son cuadros.

   Motivada por el deseo de  impartir justicia, comenzó en 1988 a trabajar en la Fiscalía Municipal de Palma Soriano, hasta cumplir su  servicio social en 1990, etapa donde solo eran tres y su local estaba dentro de la sede del Tribunal. Allí desarrolló sus primeros juicios y comprendió la responsabilidad social que implica defender la legalidad y los derechos de los demás.

   Lily, como cariñosamente le llaman sus colegas, fue designada Fiscal Jefa del territorio del Tercer Frente, la más joven del país en ocupar este puesto durante 12 años.

   Narró que en ocasiones laboró como mecanógrafa y secretaria, para poder cumplir con las tareas en los años del Período Especial, además de las verificaciones fiscales, la atención a la población, el control de la legalidad sobre detenidos y reclusos, el desarrollo  de los procesos penales con participación directa en diligencias de instrucción en ese territorio montañoso, con hechos y realidades impactantes, que la hicieron más fuerte y mejor profesional.

   Luego, dirigió 10 años en Contramaestre y un año en Palma Soriano. Actualmente labora como jefa de grupo en la localidad de Contramaestre, además de atender la esfera de Formación y Desarrollo, con una importante función en la preparación de las  actuales generaciones para asumir los nuevos retos de la reforma legislativa.

   Destacó las disímiles oportunidades de superación dentro de la Fiscalía, con la realización de varios cursos de posgrado y en diversas disciplinas del Derecho, y agradeció la posibilidad de impartir docencia, realizar trabajo de tutoría, así como la obtención del título de Especialista en Asesoría Jurídica y  de premios en eventos científicos, reconocimientos por los años de  servicio y la Distinción Enrique Hart.

   Espinosa Corría resaltó que la historia de la Fiscalía General de la República está hecha en gran parte por mujeres fuertes, empoderadas, valientes, las cuales aportan sensibilidad y amor al trabajo.

   Dignificó su labor y la de sus compañeras, quienes han llevado al estrado diligencias investigativas en hechos muy graves, visitas a prisiones, atención a personas y familias con problemas, labor de dirección, junto a los quehaceres de la casa y la crianza de los hijos.

   Con orgullo, Lily forma parte de esta honorable institución siendo mujer, fiscal, dirigente, educadora, psicóloga, comunicadora y cuanto  necesiten la Fiscalía y el entorno social, para realizar su misión como genuina servidora de la Ley.  (Claudia María Delgado Torres, ACN)