All for Joomla The Word of Web Design
×

Advertencia

JUser: :_load: No se ha podido cargar al usuario con 'ID': 80

Algunos afirman que la consulta popular del proyecto de Constitución de la República de Cuba, que por estos días se lleva a cabo en centros laborales, estudiantiles y en las comunidades, es el proceso más democrático de cuantos han tenido lugar en el país dentro de la etapa revolucionaria de la nación.

A unos 13 kilómetros del centro urbano de la bella ciudad de Manzanillo, se eleva el Monumento Nacional La Demajagua, altar sagrado de la Patria, escenario del alzamiento del 10 de octubre de 1868, día de luz enorme en Cuba, cuando sus hijos, encabezados por Carlos Manuel de Céspedes, se levantaron con las armas para luchar contra el colonialismo español.

En las tierras de lo que otrora fue el ingenio La Demajagua y sus alrededores, en el actual municipio de Manzanillo, la vida se ha transformado para bien. Un intenso movimiento constructivo mejoró las condiciones de vida de quienes viven allí, junto al mar, en el sitio donde hace 150 años el hacendado Carlos Manuel de Céspedes liberó a sus esclavos y comenzó la lucha por la independencia de Cuba.

El capitán general español de Cuba, Francisco Lersundi, conoció de los planes de alzamiento de Carlos Manuel de Céspedes por una indiscreción de la esposa de un conspirador y envió  el siete de octubre de 1868 un despacho telegráfico  al jefe militar del poblado de Manzanillo.

 El 10 de octubre de 1868, día en el que Carlos Manuel de Céspedes liberara a sus esclavos y se fuera a la manigua a luchar por la independencia de Cuba, dio luz a la navegación del Atlántico el faro Cabo de Lucrecia, en el municipio holguinero de Banes, una histórica coincidencia que ha trascendido en el tiempo.

Cuentan que llegó al mundo un domingo en la noche, cuando arreciaba un aguacero, con truenos y relámpagos, cual presagio de su vida tormentosa, de grandes decisiones, golpes y tiros. Lleno de virtudes, amante del arte y los bailes, que ganaba con facilidad el agrado de las damas y sabía tocar música de piano, dejó la tranquilidad y los lujos por empuñar las armas e irse a la manigua en busca de un sueño para su país, y esa fue una de sus mejores enseñanzas.

La catalogan como una perla. Sus pobladores tienen fama de alegres y soñadores, posiblemente porque crecen junto a ese encanto del mar, la historia y la contemporaneidad, con el orgullo adicional de residir en el municipio donde comenzó la primera guerra por la libertad en Cuba.

A nadie sorprende, pero es un tema sobre el cual enorgullece pensar: por estos días en que los cubanos se esfuerzan por hacer aportes que enriquezcan su nueva Carta Magna, el nombre del Che, su ejemplo y pensamiento revolucionario, han sido invocados repetidamente por los constituyentes, que son parte del pueblo de la Mayor de las Antillas.

Cuando el venidero 15 de noviembre culminen las más de 135 mil reuniones previstas para el debate del Proyecto de Constitución de la República de Cuba, habrá concluido una de las etapas más importantes en este proceso de participación ciudadana, de cara a la reforma de la actual Ley de leyes.

El crimen de Barbados  quedó impune  por el sostén del gobierno estadounidense de entonces y el desinterés sobre el caso  de los sucesivos inquilinos de la Casa Blanca, quienes desde entonces no han dejado de auspiciar o tolerar las acciones de la mafia cubano americana contra la Isla.

La Trocha de Júcaro a Morón; el batey del antiguo Central “Cunagua”, en Bolivia; el grupo de danza La Cinta, en Baraguá; el complejo escultórico de Lázaro López, en Majagua; el museo Sitio Arqueológico Los Buchillones, en Chambas; los bandos Rojo y Azul, fiesta campesina de los majagüenses; entre otros lugares y eventos, forman una verdadera conciencia de los valores del patrimonio cultural como imagen de identidad en los avileños.

Amurallados por sus propias penurias, unos 600 habitantes y apenas 200 viviendas ocupaban antes de 1959 el territorio del antiguo batey Algodones, hoy poblado Orlando González Ramírez, en honor a aquel joven combatiente revolucionario asesinado por los esbirros de la tiranía batistiana.

El 4 de octubre de 1896, en la batalla de Ceja del Negro, en Pinar del Río, se demostró la genialidad estratégica del Lugarteniente General Antonio Maceo, cuando con un mínimo de condiciones materiales necesarias propinó al enemigo una de las derrotas más importantes de toda la campaña.

Carlos Montoya Rodríguez sueña con llevar los colores de la camiseta de Cuba en eventos del orbe, mientras construye su trayectoria en torneos nacionales para los niños de su edad.

El tres de octubre de 1965 un hecho trascendental ocurrió en el entonces teatro Charles Chaplin, luego devenido Karl Marx: la presentación del Comité Central del Partido Comunista de Cuba, formado tras un proceso que desde 1961 había unido a las tres organizaciones políticas de aporte más decisivo en las luchas emancipadoras y por la justicia social del territorio.

Más artículos...

Subcategorías