Iliana García Giraldino
205
17 Noviembre 2023
Foto: ICAP

La Habana, 17 nov (ACN) Los daños en el sector cultural cubano provocados por el bloqueo de Estados Unidos a Cuba fueron denunciados en un Tribunal internacional convocado en la sede del Parlamento Europeo, en Bruselas, para juzgar esa ilegal política de graves consecuencias para la  Isla.

Entre los testimonios presentados en el primer día del proceso, este jueves, estuvo el de Luis Morlote, presidente de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba, quien expuso cómo el asedio estadounidense obliga a lidiar con numerosos obstáculos tecnológicos y materiales e impide la promoción y difusión de talentos.

“El Bloqueo dificulta la búsqueda de nichos de mercados y oportunidades de negocios; deprime a valores ínfimos los precios de venta y limita enormemente el disfrute de nuestro arte por las amplias masas de todos los continentes”, aseveró.

Explicó que el carácter extraterritorial de estas sanciones entorpecen considerablemente, y en ocasiones impide, el establecimiento de relaciones comerciales normales de los empresarios cubanos con sus homólogos de terceros países.

El cerco económico obliga a comprar y trasladar medios e insumos para las escuelas de arte desde mercados en el otro extremo del mundo lo que significa pagar cuatro veces lo que costaría adquirirlos en mercados cercanos, señaló.

También denunció que persiste el bloqueo injustificado de cuentas personales e institucionales vinculadas a la cultura y un bombardeo en los medios digitales de la propaganda anticubana que intenta demeritar los logros y valores de la sociedad cubana.

“El sector de la cultura ha sido blanco de la política de subversión de Estados Unidos contra Cuba, dirigiendo todos sus recursos a estimular el descontento, incitar la emigración, desplegar una campaña mediática feroz contra los creadores y artistas cubanos que se mantienen trabajando en el país, y a frustrar sus presentaciones en el exterior, incluido el acoso y la violencia física”, denunció.

El juicio, convocado por iniciativa de eurodiputados con el apoyo de organizaciones sociales y políticas y personalidades de Europa y Estados Unidos, concluirá este viernes con el dictamen final y las conclusiones.