ACN

Ciego Montero: donde protegen las aguas más famosas de Cuba

Compartir

ACN - Cuba
Por Onelia Chaveco | Fotos: Perfil del Proyecto Ciego Montero Sorprende
213
22 Marzo 2024

 

Proteger las aguas más famosas de Cuba no es tarea para llevar a casa, constituye misión permanente asumida por toda la comunidad de Ciego Montero, del municipio Palmira, en la provincia Cienfuegos.

   Marzo resulta clave para sus residentes porque celebran con mucha fuerza la jornada del 22, ocasión en la cual desarrollan el Festival Ciego Montero Sorprende, dedicado al Día Mundial del Agua.

   El lugar resulta un espacio mágico que obliga a preguntarse: ¿Qué  mueve a  estas personas a emprender tantas gestiones a favor de cuidar esas aguas naturales y magníficas como ente sagrado del medio ambiente?

   Todo comenzó cuando Orlando Ventura Jiménez, entonces promotor cultural, y los directivos de la Embotelladora de Agua Mineral enclavada en el entorno unieron iniciativas, capacidad de movilización y de gestionar para llevar a cabo en 2015 el Primer Festival del Agua.

   Los pobladores de esa zona rural se sumaron de forma paulatina, pero decidida, a las acciones emprendidas para reducir la contaminación por los envases de plástico y cuidar de los famosos manantiales de aguas medicinales.

   Osmany Enríquez Quintana, director de la Embotelladora, declaró a la Agencia Cubana de Noticias que empezaron con la motivación de la gente joven, pues ellos siempre tienen deseos de hacer.

   “Creamos círculos de interés, trajimos a los niños a la industria a conocer el proceso del agua natural, después realizamos actividades culturales, deportivas y acciones socioculturales para transmitir mensajes  de cómo cuidar la naturaleza, el agua, el ambiente”.

   Ventura Jiménez expresó que contaron siempre con el apoyo de la industria, los instructores de arte, las escuelas, aficionados, las unidades de comercio para vender productos ligeros y con el cine local para efectuar intercambios de diversa índole.

   Ahora como presidente del Consejo Popular, el joven explicó que los centros de Alevinaje y el Balneario de Ciego Montero cooperaron en el auspicio de los festivales organizados cada año.

   Ese evento se concibió en agosto –dijo- porque hay mucho calor y la gente quiere ir al río, a las playas y nada mejor que mezclar el verano, la conservación del recurso natural con la fiesta ambientalista”.

   Los certámenes se consolidaron y ya el pasado año efectuaron el IX Festival del Agua Ciego Montero 2023, con el tema central Por una sola salud, y asumen otros como el cuidado del agua, del suelo, la contaminación ambiental, los peligros, vulnerabilidad y riegos a que está sometida esa localidad, la no contaminación por plásticos, las aguas subterráneas y el impacto en el cambio climático.

   Ventura Jiménez abundó que en esas iniciativas se involucran especialistas, estudiosos y pobladores, motivados por la magia de los manantiales minerales, termales y medicinales.

   Indicó que allí se realizan conferencias, charlas educativas, trabajos voluntarios, confección de pinturas murales, presentaciones artísticas, proyección de materiales audiovisuales y otras acciones, con el objetivo de crear una cultura ambientalista en los moradores.

   Ha ganado tanta popularidad y resultados que ahora es un encuentro auspiciado por múltiples entidades, entre estas la Empresa Mixta Los Portales S.A, la Universidad de Cienfuegos y la Dirección Provincial de Salud.

   Como pivote central el Festival del Agua mantiene a la comunidad en efervescencia permanente, para poner en práctica cada sugerencia derivada de los certámenes, entre ellas las encaminadas a la transformación y mejoramiento de ese asentamiento rural.

   Para el 13 de Mayo, los más de cuatro mil  880 habitantes de ese Consejo Popular festejan la fundación del poblado, que próximamente arribará a sus 285 años.

   Ya Ciego Montero no se parece a aquel poblado polvoriento de antaño, porque el movimiento popular compulsa el trabajo comunitario integrado por  entidades estatales de producción, servicios y docentes, cooperativa de producción agropecuaria, trabajadores por cuenta propia, mipymes y sus habitantes.

   Ahora sus calles permanecen limpias y ordenadas, se moviliza su gente para la recogida de desechos sólidos, arreglar una tubería, o un bache, pintar en piedra las letras de una localidad o para hacer labor de capacitación sobre cómo cuidar el entorno.

   El agua sigue siendo el centro de la vida de sus residentes porque, además de líquido vital, resulta  curativa por sus propiedades minero-medicinales, con gran beneficio para pacientes de todo el país.

   Sus principales enclaves económicos dependen de ese fluido, sea la Embotelladora o el Balneario, el Centro de Alevinaje y la cooperativa  8 de Marzo.

   Como botón de muestra, los moradores de esos dominios decidieron cambiar el cartel del pueblo con elementos alegóricos a sus propias vidas. Es cierto que laboraron hasta horas de la madrugada, pero allí está  el anuncio con destaque para las aguas mágicas de Ciego Montero.