La Habana, Domingo 25 de Agosto de 2019 01:40 pm

 ACN Hoy  Reforma Constitucional  Más que médicos Bloqueo                           Otros sitios de ACN    Fotografia          Radio

 
  

El don de la paciencia

Compartir :
Tamaño letra:

0225-Comunicacion-padres-hijos.jpg

La Habana, 25 feb (ACN) La vecina se queja de la poca o ninguna paciencia que tiene para lidiar con sus dos hijos. Continuamente se le escucha decir<\@No puedo con ellos. De hecho, los muchachos hacen lo que quieren y ella ni se inmuta, pues según repite, no está para alterarse más los nervios>

Definida como la capacidad de tolerar, de sobrellevar algo o a otra persona, la paciencia es vista también como una balanza que, a menudo, se inclina más hacia la alteración y el arrebato que al aguante y la serenidad.

La primera acepción tiene la validez de respetar y tomar en serio las necesidades y los deseos de los demás, en este caso, nuestros hijos y hasta de llegar a acuerdos con ellos, la segunda transita por la intransigencia y la obcecación.

¡Se requiere de mucha calma para hacer frente a la crianza infantil!  Imperturbabilidad todos los días para llevar adelante la formación y educación de los hijos, teniendo en cuenta que estos pequeños seres no son máquinas. Paciencia para aprender a dominar las emociones y erradicar los gritos y la tendencia al maltrato que tanto daña la formación infantil.

Claro, no todos los niños dan el mismo trabajo ni se comportan igual. Pero lo que para los adultos es tiempo, orden, mandatos, para los niños es un juego y eso no encaja ni en el tiempo ni en los planes de mamá, papá o el adulto que los cuide. La paciencia, ese don que es casi una filosofía de vida. La serenidad es otra característica personal que tiene que tener todo aquel que se dedique a educarlos.

Sin querer, muchas veces cometemos errores que atentan contra la necesaria tranquilidad familiar. No hay que olvidar que el niño o niña exige afecto y cuidados, comprensión y buenos ejemplos diarios; firmeza y, sobre todo, aplomo, imperturbabilidad. Y los padres tienen que ser capaces de trasmitírselos.

Tenemos que ser  conscientes de que nuestros hijos necesitan y merecen padres y madres pacientes, que sustenten, respeten y conduzcan.  Hay que dialogar y razonar con el niño niña las decisiones y explicarle cuándo y por qué debemos esperar en determinadas situaciones. Por ejemplo, en el medico. Si la espera es mucha, llevarle algún juguete o lápices de colores que le sirvan para entretenerse. Aprender a dominar las emociones y erradicar los gritos y la tendencia al maltrato físico o de palabra, que tanto daña la formación infantil, es una prioridad para los padres impacientes.

La paciencia no es solo una maravillosa virtud; es el ingrediente principal del éxito en nuestros empeños. Para cultivarla es preciso asomarnos a nosotros mismo, abordar nuestras carencias, madurar, crecer personalmente y, sobre todo, ponernos en el lugar del otro, máxime si se trata de nuestros hijos.

Para lograr el éxito  y contribuir a crearles una conducta adecuada, es necesario inculcarles, desde etapas bien tempranas, valores y buenos ejemplos. Enseñarle a no interrumpir las conversaciones de los mayores y a comportarse adecuadamente en cada momento. do Y si se nos acaba la paciencia, como a menudo sucede, darnos un respiro, pedir ayuda y hasta reconocer delante de ellos que estamos al tope de nuestro aguante. Eso ayuda a relajar la tensión del momento, En la medida en que los respetemos más seremos más felices y mejores personas.

No es ocioso recordar que no se le  puede exigir lo mismo a un pequeño de corta edad que a uno mayorcito o un adolescente, pero es imprescindible sentar las bases esenciales de su formación. Y la paciencia, esa virtud  que algunos llaman de sabios, es otra característica personal que tiene que tener todo aquel que se dedique a educarlos.

(Tomado de Mujeres.cu)

Escribir un comentario

No se admiten ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
Nos reservamos el derecho de no publicar los comentario que incumplan con las normas de este sitio

Código de seguridad
Refrescar