Uno de los principales propósitos del Ordenamiento Monetario en Cuba es el establecimiento de mejores condiciones para las formas productivas, con un equilibrio entre ellas, en pos del desarrollo económico nacional, lo que implica fomentar impuestos sostenibles y ventajosos para el sector no estatal.

Antes de la pandemia, caminar por las calles cubanas a cualquier hora del día y ver a numerosas personas haciendo uso del transporte público, en las tiendas, o simplemente en sus casas, era bastante común. Una multitud que no a pocos les ha hecho pensar alguna vez que, lamentablemente, en la mayor de las Antillas no trabajan todos los que deberían.

Las cooperativas no agropecuarias (CNA) entran ahora en una etapa de consolidación durante la cual, entre otros imperativos, tendrán que adaptarse a los cambios que se deriven del proceso de unificación monetaria y cambiaria en el país, afirmó Ramón Labañino, vicepresidente de la Asociación Nacional de Economistas y Contadores de Cuba (ANEC).

Recientemente se aprobó en Cuba la Política para impulsar el desarrollo territorial un resumen de varios años de investigación científica y de trabajo de los gobiernos territoriales, la cual establece entre sus prioridades la producción de alimentos con diferentes destinos; y la exportación, sustitución de importaciones y encadenamientos productivos estratégicos.