Con fuerzas propias, Cuba sí puede superar cualquier obstáculo o turbulencia

 

2610-alejandro-gil.jpg

La Habana, 26 oct (ACN) Cuba seguirá fomentando alianzas entre sus fuerzas endógenas para avanzar en sus planes de desarrollo y en el perfeccionamiento de su Modelo económico y social.

Lo hará “con absoluta confianza en el futuro”, con esfuerzos propios, con la certeza de que sí se puede superar cualquier obstáculo, cualquier turbulencia que irrumpa en el camino de hacer la nación.

Así lo expresó este martes el viceprimer ministro y titular de Economía y Planificación, Alejandro Gil Fernández, durante el segundo día de sesión plenaria de la Asamblea Nacional del Poder Popular (ANPP) –en su séptimo período ordinario y IX Legislatura-, que tuvo lugar desde el capitalino Palacio de Convenciones.

Una explicación al detalle ofreció Gil Fernández acerca de la Conceptualización del modelo económico y social cubano de desarrollo socialista, así como sobre los Lineamientos de la política económica y social del Partido y la Revolución para el período 2021-2026, en una jornada dirigida por Esteban Lazo Hernández, presidente de la ANPP, y que contó con la presencia del Primer Secretario del Comité Central del Partido y Presidente de la República, Miguel Díaz-Canel Bermúdez.

Leer más:

Es una guía perfectible”, dijo el titular de Economía y Planificación en referencia a la Conceptualización del Modelo.

E hizo alusión a los cuatro capítulos de los cuales consta esa guía: Los principios que sustentan el modelo y sus principales transformaciones; el sistema de relaciones de propiedad sobre los medios de producción; la dirección planificada del desarrollo económico y social; y las características principales de la política social.

En la jornada de reflexiones se volvió sobre principios que están expresos en el contenido del Modelo: “Son decisivos para la sostenibilidad y prosperidad de la nación, el trabajo; la necesaria eficiencia y eficacia del sistema productivo; la educación y formación en valores ciudadanos; la salud, la ciencia, la tecnología, la innovación e informatización de la sociedad; la cultura, el deporte, la información, la comunicación social, la defensa y seguridad nacional; así como el uso racional y la protección de los recursos y el medio ambiente”.

De igual manera se destacan principios como el del ser humano; el papel dirigente del Partido Comunista; la democracia socialista –y dentro de ella el control popular-; el Estado Socialista de Derecho y Justicia Social, la propiedad socialista de todo el pueblo, la planificación socialista, entre otros.

Dentro de las principales transformaciones que propone el Modelo –según apuntó Alejandro Gil Fernández-, se incluyen fortalecer la Empresa Estatal Socialista como sujeto económico principal en la producción de bienes y servicios, así como reconocer y diversificar las diferentes formas de propiedad y gestión, adecuadamente interrelacionadas.

Se suman, explicó el viceprimer ministro, la descentralización de facultades a los niveles territoriales, con énfasis en el municipio como instancia fundamental. Y también el perfeccionamiento integral del sistema de dirección planificada del desarrollo económico y social del Estado como rector, coordinador y regulador de todos los actores.

El crecimiento del empleo, apuntó el titular de Economía y Planificación, tiene que ser productivo. Y resaltó la necesidad de que el trabajo y la laboriosidad constituyan valores cardinales, sean los verdaderos canales de ascenso al bienestar.

Sobre los Lineamientos, el viceprimer ministro expresó que ellos trazan, para una etapa que va del año 2021 al 2026, las principales direcciones de trabajo, y que van encausados en las prioridades del país en las esferas económico y social, siempre en correspondencia con los recursos disponibles.

Gil Fernández explicó a los diputados que en el contenido de los Lineamientos se prioriza perfeccionar la planificación socialista –tarea que incluye la mayor flexibilización posible-; fortalecer la gestión de los actores económicos; avanzar en la solución de los problemas estructurales de la economía; desarrollar la producción y comercialización de alimentos; incrementar las exportaciones y sustituir importaciones; desarrollar el turismo; e impulsar la inversión extranjera.

Igualmente se incluye el uso de las fuentes renovables de energía; avanzar en los equilibrios macroeconómicos; aplicar la ciencia, la tecnología y la innovación; y lograr mejoras en el consumo de la población.

Existe total coherencia entre el trabajo del Gobierno y la implementación de los Lineamientos, enfatizó Gil Fernández, quien también hizo mención de los seis macroprogramas que están diseñados en el mapa del desarrollo de Cuba: Gobierno, institucionalidad y macroeconomía; infraestructura; recursos naturales y medio ambiente; transformación productiva e inserción internacional; ciencia, tecnología e innovación; así como desarrollo humano, equidad, y justicia social.

Los programas, destacó, rompen con toda verticalidad: obligan a una horizontalidad entre el trabajo que desplieguen, en lo sucesivo, todos los ministerios del país.

TRABAJAR DE CONJUNTO

Profundas intervenciones generó este punto entre los diputados cubanos, que desde sus experiencias aportan también a la construcción de un mejor país.

El diputado Alejandro Palmero Fernández, desde su experiencia como asesor jurídico, insistió en la importancia de continuar fortaleciendo los actores económicos, esencialmente a la empresa estatal socialista, pues a pesar de todas las medidas que se han adoptado para potenciarla, aún existen situaciones que frenan los resultados que pudieran tener.

Por otra parte, comentó que continúa el temor a establecer relaciones con el sector no estatal, aun cuando no existe ningún impedimento para ello en el país, ni jurídico ni político. Es algo que necesitamos superar en beneficio del desarrollo del país, valoró.

Resulta vital, dijo, la manera en que logremos seguir innovando, desde las organizaciones juveniles y partidistas de base, para continuar generando nuevos mecanismos de participación. «La empresa estatal tiene sobre sus hombros el desarrollo del país, y no es un capricho, es un mandato institucional», valoró.

«Sin desarrollo de la empresa estatal tampoco habrá socialismo, y mucho menos un socialismo próspero; es responsabilidad de todos lograr que se implemente en la base lo que ha aprobado el país para fortalecerla», subrayó.

Fueron argumentos ampliamente respaldados por el viceprimer ministro y titular de Economía y Planificación, Alejandro Gil Fernández, quien enfatizó en que el país necesita de una empresa estatal más activa, que implemente en su totalidad las medidas que se han aprobado para potenciarla y que han sido largamente demandadas por las propias empresas. Esa inercia, valoró, hay que romperla; el desarrollo está en manos de nosotros, de los colectivos laborales, de la dirección del país, de las empresas.

Asimismo, subrayó la urgencia de un cambio de mentalidad en las maneras de hacer, algo que a veces cuesta trabajo llevar a la práctica pero que necesita el país. Lo necesita el país, aseveró, y también lo necesita nuestro desarrollo y lo necesita nuestro Socialismo. «En este momento la empresa estatal no puede quedarse detrás, tiene que ir delante en la prestación de bienes y servicios en el país», puntualizó.

Sobre cuánto nos falta aún por hacer para devolver vitalidad a nuestras comunidades rurales comentó la diputada Yailin Orta Rivera, porque es en ellas donde encontramos la respuesta a muchos de nuestros problemas y porque le urge a la nación seguir apostando al desarrollo de esas comunidades y transformarlas.

En el trabajo en los municipios, reflexionó la diputada y vice primera ministra Inés María Chapman, es donde más hay que avanzar en estos momentos para lograr identificar allí fortalezas y debilidades y, en consecuencia, trabajar con ellas y desarrollar los proyectos. Es arduo el trabajo en la comunidad, apuntó, y requiere de mucha participación, escuchando, porque el diálogo tiene mucho que ver con eso: escuchar para trabajar de conjunto.

Escribir un comentario

No se admiten ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
Nos reservamos el derecho de no publicar los comentario que incumplan con las normas de este sitio

Código de seguridad
Refescar