Contingente Henry Reeve: 16 años salvando vidas

Contingente Henry Reeve: 16 años salvando vidas

La Habana, 19 sep (ACN) Desde 2005, cada 19 de septiembre marca un día trascendental en la historia de la colaboración médica cubana, pues representa un aniversario más de la creación del Contingente Internacional de Médicos Especializados en Situaciones de Desastres y Graves Epidemias «Henry Reeve».

Esa fuerza médica, profundamente humanista, surgió ante la destrucción provocada por el huracán Katrina en la costa sur de Estados Unidos. En esa ocasión, el Comandante en Jefe Fidel Castro decidió formar una brigada para asistir a los damnificados y la denominó como el joven estadounidense que luchó en la guerra por la independencia cubana.

La ayuda no fue aceptada por el gobierno de George W. Bush, aún así no cambió la convicción de auxiliar a cualquier país ante una situación de desastres. En el acto de graduación del curso 2004-2005 en La Habana, Fidel constituyó la organización sin precedentes en el mundo.

Integraron las filas del Contingente, los miembros de aquel primer grupo que iría a Estados Unidos, a los cuales se les sumaron voluntarios graduados de los cursos 2004 y 2005, así como estudiantes de quinto y sexto año de Medicina.

La ayuda del Contingente «Henry Reeve» a otros pueblos no se hizo esperar. Ese mismo año, otros desastres naturales causaron pérdidas humanas y materiales, y el Contingente respondió con prontitud al llamado del gobierno de Guatemala, luego del paso de la tormenta tropical Stand, y acudió a la República de Pakistán, tras la ocurrencia de un terremoto.

Desde entonces, el impacto de la naturaleza y las enfermedades sería mitigado por la presencia de estos hombres y mujeres. Resulta paradigmática la labor de los colaboradores en Haití (2010) durante la epidemia de cólera, en África Occidental (2014-2016) para combatir el ébola, y en 40 naciones de América Latina y el Caribe, Europa y África (2020-2021) con la pandemia de la COVID-19.

El trabajo altruista de esa agrupación le ha conferido un amplio reconocimiento internacional. En 2016, el Contingente recibió el Premio a la Solidaridad de la fundación italiana Foedus y en 2017, la Organización Mundial de la Salud le entregó su más alta distinción, el premio Dr. Lee Jong-wook de Salud Pública.

Para 2020, el quehacer humanitario de estos colaboradores en el enfrentamiento a la COVID-19 hizo que organizaciones de solidaridad, líderes sociales, partidos y figuras políticas de varios países reclamaran el Premio Nobel de la Paz 2021 para el Contingente «Henry Reeve».

La labor de estos profesionales no es solo en el plano internacional y así lo han demostrado ante la compleja situación epidemiológica del país. Hasta agosto de 2021, mil 797 cooperantes habían regresado de países como Venezuela, México, Panamá, Azerbaiyán y se incorporaron a la batalla contra el SARS-CoV-2 en todo el territorio nacional, tanto en sus provincias de origen como en otras que también lo necesitaban.

En palabras de José Angel Portal Miranda, ministro de Salud Pública, “los médicos de la «Henry Reeve» son médicos del mundo, pero son, ante todo, médicos de Cuba. Mujeres y hombres que se distinguen por su solidaridad y amor a la humanidad.

Una vez que se es de la «Henry Reeve» se es para siempre, porque los médicos de este batallón están siempre prestos y dispuestos a acudir ante un llamado de ayuda, allí donde sea preciso”, aseguró.

Hoy, cuando se cumplen 16 años de su creación, los integrantes de esta fuerza médica –aquellos dispuestos a auxiliar a los damnificados del Katrina, como quienes han estado después de terremotos, inundaciones, deslaves, epidemias y ante la pandemia de la COVID-19– han demostrado con honores las palabras de Fidel aquel 19 de septiembre, al expresar:

“Nosotros ofrecemos formar profesionales dispuestos a luchar contra la muerte. Nosotros demostraremos que hay respuesta a muchas de las tragedias del planeta. Nosotros demostraremos que el ser humano puede y debe ser mejor. Nosotros demostraremos el valor de la conciencia y la ética. Nosotros ofrecemos vidas”.

Escribir un comentario

No se admiten ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
Nos reservamos el derecho de no publicar los comentario que incumplan con las normas de este sitio


Código de seguridad
Refescar