Ensayo clínico Ismaelillo: pinchazos por la vida de más de dos millones de niños cubanos

 

2708-ensayo-clinico-ismaelillo.jpg

Camagüey, 27 ago (ACN) Los niños y adolescentes camagüeyanos de tres a 18 años incluidos en el ensayo clínico Ismaelillo con la vacuna Abdala, participan en un acontecimiento sin precedentes que permitirá la inmunización de más de dos millones de integrantes de la población pediátrica en Cuba.

Así lo aseveró en esta ciudad Rosa María Ramírez Montero, miembro del Buró Nacional de la Unión de Jóvenes Comunistas (UJC) que atiende la Organización de Pioneros José Martí (OPJM) en el país, quien transmitió en nombre de la vanguardia juvenil el agradecimiento al personal médico y a los familiares por el acompañamiento y la protección de los chicos.

Entre los sitios visitados por la dirigente durante el periplo por la localidad estuvo el Policlínico Ignacio Agramonte, uno de los nueve de la demarcación que acoge el estudio, y allí conversó con infantes involucrados, padres y especialistas.

Leer más:

A través de la investigación, de la cual deben sentirse satisfechos niños, familiares y todo el equipo de expertos, la ciencia cubana demuestra una vez más su valía y que el propósito principal es preservar la vida de la población, reflexionó la presidenta nacional de la OPJM.

Ismaelillo, cuyos resultados finales se conocerán entre septiembre y octubre próximos, abarca 600 voluntarios agramontinos y prueba seguridad e inmunogenicidad de Abdala de cara a la vacunación del mencionado grupo, altamente vulnerable debido a la COVID-19.

Uno de los que llevan en su abrazo con orgullo el primer fármaco anti-COVID-19 desarrollado en América Latina, el alumno de preuniversitario Ignacio De Vale Rojas, expresó que en todo momento ha estado seguro en la vacunación, pues confía en los médicos y científicos, quienes hicieron posible que muchas personas lo reciban.

Leer más:

Me siento bien y feliz, porque cuando termine este ensayo se podrá ayudar a otros niños cubanos y a mis amigos para que vuelvan a la vida normal, y estén protegidos ante el peligroso virus, dijo a la Agencia Cubana de Noticias.

Rosa María Ramírez Montero recorrió igualmente la Casa para niños sin amparo familiar La Zambrana y el Hospital Pediátrico Eduardo Agramonte Piña, instituciones en las que compartió con niños, familiares y trabajadores, y ratificó la disposición de la vanguardia juvenil de seguir apoyando las tareas económicas y sociales que ejecuta la nación antillana.

Escribir un comentario

No se admiten ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
Nos reservamos el derecho de no publicar los comentario que incumplan con las normas de este sitio

Código de seguridad
Refescar