Detección precoz: clave contra el cáncer de próstata en Santiago de Cuba

El sector de la salud en la provincia de Santiago de Cuba aglutina sus esfuerzos por la detección precoz del cáncer de próstata, segunda causa de muerte por enfermedad tumoral en el hombre, luego de las neoplasias malignas de pulmón.

Santiago de Cuba, 9 jun (ACN) El sector de la salud en la provincia de Santiago de Cuba aglutina sus esfuerzos por la detección precoz del cáncer de próstata, segunda causa de muerte por enfermedad tumoral en el hombre, luego de las neoplasias malignas de pulmón.

La asistencia médica oportuna, clave para su diagnóstico temprano, eleva la posibilidad de cura y la obtención de un buen pronóstico de evolución de los afectados, declaró en exclusiva a la ACN, Ismael Leblanch, especialista de primer grado en urología del hospital Oncológico “Conrado Benítez”, situado en la urbe santiaguera.

De acuerdo con el experto, esta lesión maligna surge por la proliferación anormal de las células prostáticas, su etiología (causa) se desconoce y las hipótesis orientan hacia una posible causa hormonal por la influencia de las concentraciones de testosterona en sangre

Al decir del experto, las investigaciones revelan que la herencia juega un papel relevante, asociado a la etnia, sobre todo las personas con ascendencia afroamericana, así como el hábito de fumar, además las dietas ricas en grasas y carbohidratos.

La incidencia es muy alta, pero no significa que todas las personas con este padecimiento van a morir, los pacientes con la debida atención especializada pueden controlarlo, el problema está en el diagnóstico temprano, agregó.

Muchos casos, dijo, se diagnostican en una etapa avanzada de la enfermedad, pues la misma suele cursar de forma silente o el individuo no le presta valor a síntomas tales como el dolor óseo a nivel lumbar, pérdida de peso, el aumento de la frecuencia urinaria y la eyaculación con sangre.

Recalcó la importancia del trabajo de la atención primaria de salud (APS), primera barrera, con desarrollo de campañas educativas para fomentar la cultura del chequeo en la población de riesgo -65 a 75 años de edad- y limar los tabúes ante la realización del tacto rectal.

Llamó la atención sobre la necesidad de la realización del test de antígeno prostático específico (PSA por sus siglas en inglés), una glicoproteína que se libera en sangre, cuyo valor normal está en el rango de 0 a 3,8 ng/ml y aumenta en dependencia del tamaño de la próstata.

Del mismo modo aclaró, como no todos los pacientes con resultado de PSA alterado son positivos de padecer la enfermedad, pues hay personas con valores bajos que ya tienen un cáncer avanzado.

Por tanto, también se utilizan otros exámenes para hacer un dictamen certero de la existencia de alguna anomalía, como el ultrasonido transrectal, la tomografía axial computarizada (TAC), la resonancia magnética y la gammagrafía ósea, todos estudios de alta tecnología y con un elevado costo para el país, refirió.

Igualmente, sostuvo que pese al recrudecimiento de la política hostil norteamericana y el complejo escenario epidemiológico por Covid-19, el sistema de salud explota todas las variantes de tratamiento para el manejo de esta dolencia.

Lo más importante, destaca, es ganar tiempo para el autocuidado de la salud, pues en los últimos años no solo se ha incrementado la incidencia de la enfermedad, sino la tendencia a que migre hacia edades más tempranas.

Escribir un comentario

No se admiten ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
Nos reservamos el derecho de no publicar los comentario que incumplan con las normas de este sitio

Código de seguridad
Refescar