COVID-19: Trabaja Guantánamo por mantener mínima tasa de incidencia


Vigilancia epidemiológica de la COVID-19

Guantánamo, 18 abr (ACN) Nuevas dinámicas en la vigilancia epidemiológica, mayor rigor en cada una de las áreas de trabajo y el comprometimiento de un personal de salud volcado a la ardua lucha contra la COVID-19, revirtieron la situación sanitaria de la ciudad de Guantánamo, que este año pasó de ser del municipio más complejo a uno de los de menor tasa de incidencia en Cuba.

Una lección aprendida en esta contingencia es que toda precaución es poca y no son tiempos de acomodo o cantar victoria, sino de perfeccionar acciones cuando la amenaza de fuertes rebrotes es aún latente y el país libra una batalla diaria ante preocupantes cifras de contagio en algunas regiones, señal de que resta mucho por hacer en prevención y consciencia colectiva.

Tales reflexiones fueron compartidas con la Agencia Cubana de Noticias por la doctora Elayne Samón Ruesga, al frente de la Dirección Municipal de Salud Pública en Guantánamo, quien señaló que en el empeño por desterrar definitivamente a la pandemia trabajan en la localidad más de seis mil profesionales, técnicos y personal de apoyo del sector, mil 711 de ellos en los centros de aislamiento.

Lea también:

Guantánamo, en camino del control de la COVID-19

En este afán -dijo- todo eslabón de la red sanitaria ha sido vital, desde el más alto investigador y el especialista al frente del paciente en zona roja, hasta el sistema de atención primaria, con el médico y la enfermera de la familia, que a poco más de un año continúan sin renuncia en cada área, algunas de ellas sujetas en algún momento, preventivamente, a restricciones de movimiento.

Este equipo básico de salud, directo en las barriadas, ha sido determinante en el control de focos de la COVID-19, con el apoyo de las organizaciones de masas (a través de los consejos comunitarios y las zonas de defensa activadas), para mantener la pesquisa activa de detección de personas con síntomas sugestivos, primer eslabón de enfrentamiento a la pandemia, subrayó Samón Ruesga.


En esta misión por salvar vidas reconoció también el respaldo de los estudiantes de Ciencias Médicas, imprescindibles dentro de las brigadas de pesquisaje, a quienes agradece el pueblo su visita diaria casa a casa, asumiendo labores de promoción sanitaria, procederes que han sido fundamentales en la ahora favorable evolución epidemiológica de la sexta ciudad más poblada del país.


Otra tarea reforzada aquí -dijo- con el Médico de la Familia y el epidemiólogo de cada área al frente, para cortar la cadena de propagación de la COVID-19, es la encuesta epidemiológica donde se determina la posible fuente de contagio del diagnosticado, la relación con otros confirmados y sospechosos, y el levantamiento de todos sus contactos, eficaz manera de retirar la infección de la comunidad.


Hoy el municipio de Guantánamo no presenta eventos de transmisión abiertos, sí una veintena de controles de foco de la COVID-19 donde se extreman medidas, y ocho centros de aislamiento para confirmados, contactos, sospechosos y viajeros, sitios ajustados a las condiciones clínicas de los pacientes, donde se exige una funcionabilidad similar a la tradicional red hospitalaria.


Un paso de avance en esta lucha es la actual aplicación de la fase III del ensayo clínico con el candidato vacunal Abdala, del que recibe ahora su segunda dosis un amplio universo poblacional de esta ciudad, y a la par el estudio de intervención controlada que protegerá con el inmunógeno a los miles de trabajadores de la salud del territorio, por voluntariedad y con criterios de inclusión.


El objetivo inmediato es consolidar el protocolo de actuación y atención médica que aplanó la curva de contagios aquí, y el llamado al pueblo sigue siendo a la disciplina y cumplimiento del autocuidado, para salvaguardar su salud, la de sus seres queridos, y honrar el meritorio trabajo de médicos y paramédicos que en la primera línea de combate salvan vidas, a riesgo de las propias.

Escribir un comentario

No se admiten ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
Nos reservamos el derecho de no publicar los comentario que incumplan con las normas de este sitio

Código de seguridad
Refescar