All for Joomla The Word of Web Design

Protagonismo de la mujer frente a la COVID-19 en hospital militar de Camagüey (+Fotos)

 

0308-mujer-cubana.jpg

Camagüey, 8 mar (ACN) La entrega de los profesionales de la salud de Cuba desdibujan el miedo y la incertidumbre que reina en las salas destinadas al tratamiento de enfermos de COVID-19, una loable labor que en el Hospital Militar Octavio de la Concepción y de la Pedraja, de esta ciudad, también lleva el sello y el protagonismo de las mujeres, como sucede en el resto del país.

A un año del comienzo de la pandemia en la nación caribeña, Zoe Roca Núñez y Wilma Estrada López tienen como punto de convergencia las horas dedicadas al enfrentamiento al padecimiento, actualmente con una alta incidencia en varios territorios cubanos.

Aun sin coincidir en la zona roja, las dos camagüeyanas comparten como mayor satisfacción ver a los pacientes retornar recuperados a sus hogares, luego de recibir la asistencia correspondiente en la institución hospitalaria.

0308-mujer-cubana1.jpg

Las confesiones de la capitana Zoe, especialista en Medicina General Integral y en Medicina Intensiva y Emergencias en el Adulto, hablan del empeño de las manos de féminas jóvenes y en cada una de sus palabras redunda el esfuerzo de quienes siempre llevan como divisa el arte de salvar vidas humanas.

Si bien hoy funge como coordinadora provincial de un estudio que persigue demostrar la efectividad del medicamento biotecnológico cubano Jusvinza (CIGB-258) en el tratamiento de casos positivos al SARS-CoV-2 valorados de graves o críticos, o considerados moderados de alto riesgo, fue médico desde el primer paciente que presentó un empeoramiento de su estado de salud.

Pero ahora debió nuevamente reincorporarse a la zona roja, ante el incremento de los pacientes positivos ingresados en su hospital.

0308-mujer-cubana2.jpg

Hasta seis veces estuve en la primera línea de enfrentamiento a la COVID-19, me mantuve así en las rotaciones normales diseñadas en el hospital con 15 días de trabajo, igual cantidad en aislamiento y posteriormente otras dos semanas de descanso en casa con los familiares, refirió la joven doctora.

Para quienes se encargan del cuidado de los enfermos en los servicios de terapia intensiva el quehacer es muy arriesgado, sin embargo, lo vivido es incomparable con cualquier experiencia profesional anterior, argumentó.

Al inicio llega a sentirse mucho miedo, sobre todo porque los pacientes graves son tan contagiosos, pero con el transcurso del tiempo y los deseos de que ellos rebasen esa condición, uno está más tranquilo y seguro, además del apoyo sostenido entre todos los especialistas y el uso de los medios de protección, confesó la joven de poco más de tres décadas de existencia.

0308-mujer-cubana3.jpg

Como enfermera durante 23 años en el Octavio de la Concepción y de la Pedraja, por su parte Wilma reconoce el regocijo que se experimenta al ver a los infectados con el patógeno cursar de la mejor manera posible el padecimiento, sin complicaciones, una dicha vivida en cinco rotaciones en el área roja.

Durante las 15 jornadas asume la jefatura del personal de la especialidad que labora en la sala del segundo piso del centro, el cual depende de ella, sobre todo, en aras de contar con lo más indispensable para atender a los aquejados en los turnos de 24 horas.

Así relató a la prensa, mientras se refería al mínimo control que deben mantener para prestar la asistencia médica, pues la dinámica no es la misma que la de las faenas habituales, teniendo en cuenta el modo de transmisión de la COVID-19.

En el Hospital Militar laboran más de 300 mujeres, lo cual representa el 60 por ciento del total de trabajadores de la institución, quienes contribuyen al desarrollo de los servicios médicos, de alimentación y tareas de limpieza, entre otros muy necesarios durante la contingencia epidemiológica.

0308-mujer-cubana4.jpg

Escribir un comentario

No se admiten ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
Nos reservamos el derecho de no publicar los comentario que incumplan con las normas de este sitio


Código de seguridad
Refescar