All for Joomla The Word of Web Design

El asintomático y sus grandes riesgos de contagiar la COVID-19

1409-vivian-kouri-IPK.jpg


La Habana, 14 sep (ACN) La doctora Vivian Kourí Cardellá, subdirectora primera del Instituto de Medicina Tropical Pedro Kourí (IPK), se refirió en esta capital al impacto que tiene el comportamiento de los asintomáticos en el contagio de la COVID-19.

En conversación con el diario Grama, Kourí Cardellá explicó que se considera como una persona asintomática aquella que está infectada con algún agente patógeno, pero no presenta manifestaciones de la enfermedad. Al realizarle la prueba diagnóstica, resulta positiva y, además, es capaz de transmitir la infección a otros, precisó.

La también especialista de segundo grado en Microbiología, con perfil en virología, añade que en el caso del SARS-COV-2, el contagio se comprueba mediante la prueba de PCR en tiempo real, a partir de un exudado nasofaríngeo.


“Es importante diferenciar al individuo asintomático del presintomático. Puede ocurrir que al paciente se le tome la muestra en una etapa inicial y luego evolucione hacia la enfermedad. A esa persona no se le califica como asintomático, porque en este grupo están aquellos que nunca emiten algún tipo de síntoma”, afirmó.

Sobre si es más alta la carga viral de un asintomático que la de un sintomático, la especialista aseguró que no hay evidencias científicas al respecto y Cuba tampoco tiene conclusiones sobre el tema.

Agregó que las indagaciones actuales reportan diferencias con la duración de la positividad de las pruebas Reacción en Cadena de la Polimerasa (PCR, por su sigla en inglés) entre pacientes sintomáticos e individuos asintomáticos.


Respecto a las pruebas de anticuerpos (respuesta inmune que el organismo desarrolla frente a la infección), en pacientes sintomáticos se ha detectado que los anticuerpos se elevan más temprano con mayor título y duran más en los individuos asintomáticos, expresó.

También se refirió al tratamiento recomendado a los asintomáticos una vez aislados, y al respecto dijo que en el mundo el asintomático no recibe ningún tipo de tratamiento, solo se le indica aislarse en su casa y tener el menor contacto con otras personas.

“En Cuba se le suministran terapias para elevar las defensas inmunes como el interferón y el nasalferón. Este último es un compuesto químico que se administra por vía nasal con menos riesgos invasivos para el organismo, precisó.

Relacionado con los procedimientos se realizan para determinar que una persona está contagiada con el virus, señaló que la persona que llega con síntomas respiratorios, al ser recibido en un hospital se evalúa y se le aísla en un centro de sospechosos y se le toma una muestra de exudado nasofaríngeo.

Entonces, de obtenerse un resultado positivo, se clasifica como paciente con la COVID-19 y se traslada a una institución especializada en cuidados de la enfermedad. De ser negativo se remite hacia otra área NO-COVID, detalló la subdirectora primera del IPK.

“El confirmado con el virus genera un estudio de contactos para aislar a todos sus allegados y convivientes. También se realizan controles de foco en la población aledaña, donde vive y trabaja, para determinar el grado de transmisión. Los contactos más lejanos son seguidos por el área de Salud de su zona”, añadió la doctora.


Y agregó que las personas enviadas a centros de aislamiento esperan cinco días del último contacto con la persona positiva para realizarle la prueba. De resultar negativo se le repite una segunda prueba pasados otros cinco días más, pero ya en su casa y sin tener otros contactos en la comunidad. Este grupo de personas se mantiene bajo vigilancia epidemiológica, porque puede estar en un periodo de incubación que puede durar hasta 14 días, explicó.

“Con esta segunda prueba puede determinarse si hay personas infectadas asintomáticas. De pertenecer a este grupo se aíslan en centros positivos de asintomáticos, declaró.

Igualmente Kourí Cardellá dijo que Cuba no produce las pruebas diagnósticas de PCR. Las compramos en el exterior. Producimos solo un volumen de material gastable, hablo de los hisopos para la toma de muestras, el medio de colecta, donde se coloca el hisopo y otros. También producimos equipos de protección personal, me refiero al vestuario, señaló.

“Lo que no podemos producir son los reactivos. Esos insumos se compran en el exterior, al precio de unos 50 dólares por prueba, esto sin sumar el costo de la atención médica, el traslado de las muestras y su manipulación en los laboratorios”, expresó la especialista.

Las grandes compañías de laboratorio son las que suministran estos reactivos, que son muy caros, y que en estos momentos están deficitarios, concluyó.

Escribir un comentario

No se admiten ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
Nos reservamos el derecho de no publicar los comentario que incumplan con las normas de este sitio


Código de seguridad
Refescar