En México salvamos también un pedacito de Cuba

1109-colaboradora-cubana1.jpg


Santa Clara, 11 sep (ACN) Hugo, recién nacido de madre infestada por la COVID-19, permanecía ventilado en la terapia intensiva del hospital pediátrico La Villa, del Distrito Federal en México y en esa situación el personal de salud cubano conoció que la progenitora y sus abuelos provienen de la Isla.

Para Marisela Hernández Monzón, enfermera neonatóloga, salvar la vida de un niño resulta el objetivo de su profesión donde quiera que se encuentre, pero que a tantos kilómetros de casa pudiera contribuir a la existencia de un pedacito de Cuba, la conmovió profundamente.

La experta sanitaria integró la brigada del Contingente Henry Reeve en la nación azteca durante tres meses, en lucha contra el nuevo coronavirus y de cara a la muerte de muchas personas.

Sentí mucho miedo - significó- porque en un hospital de adultos, donde también laboré, hubo jornadas de ocho horas de trabajo con 30 fallecidos, que solo la convicción de lo se hace a favor de los otros y el amor a la profesión, permiten continuar.

Las seis horas con el vestuario protector, sin saciar la sed, en medio de un intenso calor, acompañado de las altas temperaturas que emiten las incubadoras son difíciles pero el personal de salud está preparado para afrontar estas situaciones, por difíciles que sean.

El temor a no regresar junto a los suyos por la cruel pandemia lleva a cuidar más la vida, porque en México la mortalidad por COVID-19 es alta, cuando las personas ingresan, sobre todo los adultos, en muchos casos hay poco que hacer, allí no existe una prevención fuerte de la atención primaria como en Cuba.

1109-colaboradora-cubana2.jpg

Hernández Monzón realizó una colaboración internacional anterior por tres años y medio en Belice, ahora es jefa de enfermeras en el hospital provincial ginecobstétrico Mariana Grajales de Villa Clara y se encuentra junto a su madre y sus hijos, pero insiste en la necesidad de elevar la percepción de riesgo de la población cubana.

El nasobuco mal puesto y la violación de medidas sanitarias por personas inconscientes, dan al traste con los esfuerzos de trabajadores de la salud y otras instituciones para salvar la vida de los compatriotas, subrayó.

Al final Hugo se salvó como su madre para alegría nuestra, al igual que muchos pequeños y adultos aquejados en México por la pandemia, pero una gran cantidad pierde la vida en esta batalla que requiere de responsabilidad y constancia, aseveró.

Escribir un comentario

No se admiten ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
Nos reservamos el derecho de no publicar los comentario que incumplan con las normas de este sitio

Código de seguridad
Refescar