All for Joomla The Word of Web Design

Trabajan en Artemisa por mejorar indicadores de salud

0109-recien-nacido2.jpg


Artemisa, 1 sep (ACN) Las autoridades de la dirección provincial de Salud Pública en Artemisa ejecutan acciones que permitan solucionar las situaciones que atentan contra el correcto desarrollo del Programa Materno Infantil (PAMI) en el territorio.


Pedro Alberto Beltrán Bencomo, jefe provincial del PAMI, explicó a la ACN que en lo que va de año se registra una tasa de 5,8 fallecidos por cada mil nacidos vivos, superior a lo esperado en el país, reportándose los datos más elevados en los municipios de Guanajay, Caimito, Bahía Honda, Mariel, Alquízar y Artemisa, debido, fundamentalmente, a la prematuridad y el bajo peso de los bebés al nacer.

Con el objetivo de evitar más decesos y de concluir el año con mejores resultados las autoridades de salud trabajan por perfeccionar la atención de las embarazadas a partir de la superación de los galenos involucrados en este programa, el completamiento de los equipos de asistencia prenatal y el seguimiento de todas las mujeres en edad fértil, señaló.


Beltrán Bencomo indicó que la principales complicaciones identificadas en las pacientes artemiseñas son la hipertensión gestacional – producto a malos hábitos de alimentación, fundamentalmente-, las infecciones urinarias y genitales durante el período gestacional, el incumplimiento de las dietas recomendadas, la no realización de los análisis indicados y la ausencia a las consultas planificadas.

María Julia Alonso Campo, doctora al frente del hogar materno Urselia Díaz, en Güira de Melena, advirtió que para solucionar estas problemáticas es necesario que todas las embarazadas acepten el ingreso en estas instalaciones cuando es indicado por el médico de la familia con el objetivo de evitar algunos riesgos que atentan contra la vida de la madre y el bebé.

La especialista precisó que las acciones ejecutadas en esos centros permiten, en la mayoría de los casos, prevenir el parto pre-término, el bajo peso al nacer y el crecimiento intrauterino retardado, así como la evaluación de las pacientes que deben ser remitidas hacia los hospitales para el seguimiento de patologías como la hipertensión descompensada, la pérdida de líquido, la preclamsia o la placenta previa.

Zuleika Pácido, enfermera del servicio de ginecobstetricia del hospital clínico quirúrgico Iván Portoundo, en San Antonio de los Baños, centro provincial para la atención perinatal, insistió en la necesidad de evitar estas complicaciones para reducir la realización de cesáreas como método de parto, una opción que aunque muchos prefieren, puede ocasionar hemorragias e infecciones para la madre y, en ocasiones, la muerte.

Este proceder, informó, no debe ser un mecanismo común para los alumbramientos, sino una opción utilizada solo cuando sea estrictamente necesario, evitando la ocurrencia de los riesgos asociados a cualquier operación quirúrgica.

Los especialistas coinciden en que la mejora de la atención médica brindada a este grupo poblacional y el cumplimiento de las indicaciones de los médicos por las embarazadas y sus familias permitirán que no se produzcan decesos durante uno de los momentos más felices de la familia y que la provincia reduzca sus índices de mortalidad, una meta lograda en 2017 y 2018 con tasas de 3,7 y 4, respectivamente.

Escribir un comentario

No se admiten ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
Nos reservamos el derecho de no publicar los comentario que incumplan con las normas de este sitio


Código de seguridad
Refescar