All for Joomla The Word of Web Design

Advierten sobre imposibilidad de predecir pandemias


La Habana, 12 jul (ACN) Aunque existe un alto desarrollo tecnológico e investigaciones dirigidas a predecir pandemias o su potencial virus, hasta ahora ninguna ha sido predicha, señaló el Doctor en ciencias veterinarias Pastor Alfonso Zamora.

El ejemplo más paradigmático ocurrió cuando el mundo se preparaba desde 2003 para una posible epidemia por el subtipo H5N1 de influenza aviar de origen asiático, dijo el experto cubano que cita estudios e instituciones de otros países, cuyos reultados envió a la Agencia Cubana de Noticias.

Finalmente emergió en 2009, añadió, a partir de otra especie (cerdos), con otro subtipo (H1N1) y en otro hemisferio.
No obstante, especificó, los preparativos y capacidades logradas para enfrentar el H5N1, llegaron a ser útiles para el nuevo virus H1N1.

Por eso, es de suma importancia estar preparados para eventos inesperados en consonancia con lo que la Organización Mundial de la Salud (OMS) define de enfermedad X

Recordó que la propia emergencia de SARS-CoV-2, el agente causal de la COVID-19, también resulta paradigmática porque estuvo precedida de otros dos nuevos coronavirus (SARS-CoV en 2002 y MERS-CoV en 2012) capaces de ocasionar altas tasas de casos fatales y que llegaron a difundirse cada uno en más de 25 países.

Otra lección de la pandemia previa (H1N1 2009) es la interacción de diversas especies, en lo que suele denominarse la interfaz hombre-animal-ambiente, de acuerdo con este Investigador Titular, jefe del Grupo de Epidemiología de la Dirección de Salud Animal, del Centro Nacional de Sanidad Agropecuaria (CENSA).

El virus causal de la pandemia en 2009 surgió por reordenamiento (recombinación) entre virus de origen aviar, porcino y humanos, apuntó siempre sobre la base de sus fuentes internacionales de información, entre ellas el Colegio Veterinario de Ontario, Canadá.

Además, conservó la capacidad de infectar y mantenerse en animales no humanos entre los que se destacan cerdos y pavos que, por demás, se crían en altas densidades.

La nueva cepa de influenza, continuó, que comienza a atraer atención es de hecho resultado de la recombinación entre cepas del virus H1N1 pandémico que pudieron estar circulando en animales con germen de origen aviar e incluso tiene capacidad verificada de infectar humanos, explicó.


Si se trasladan esas evidencias a SARS-CoV-2, la infección de otras especies animales no solo significa posibilidades de persistencia del virus en el ambiente, sino que ofrece probabilidades de evolución para infectar humanos, sugirió.


Según la fuente, como la percepción de riesgo en buena medida es una función de conocimiento acumulado, respecto a SARS-CoV-2 inicialmente organismos sanitarios descartaron la posibilidad de infección de animales no humanos.
Pero las sustituyeron posteriormente en ausencia de evidencias de que los animales representaran un rol importante en la transmisión, aunque recomendaban distanciamiento de las mascotas.

Aclaró que es preferible asumir que “el virus puede infectar otras especies hasta que se pruebe lo contrario”.

Dan mayor razón a este enfoque, dijo, infecciones naturales aisladas de diversas especies animales (gatos, perros, tigres, leones) engrosadas por infecciones naturales masivas de granjas de visones con transmisión bidireccional con humanos

En cuantas otras especies animales pudiera presentarse un fenómeno similar al de los visones, no tiene aún respuesta ante lo cual vale el principio de la precaución.

Durante la fase epidémica de la COVID-19 acontece una alta tasa de transmisión entre personas, pero una vez que esta sea limitada crece el rol de cualquier otro reservorio del virus con posibilidad de reinicio de cadenas de transmisión entre humanos.

 

Escribir un comentario

No se admiten ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
Nos reservamos el derecho de no publicar los comentario que incumplan con las normas de este sitio


Código de seguridad
Refescar