All for Joomla The Word of Web Design

La COVID-19 y los peligros de un rebrote (Enfoque)

 

1107-COVID-REBROTE.jpg

La Habana, 11 jul (ACN) Una de las preocupaciones que mueve la opinión pública y a los expertos en Cuba hoy es el posible rebrote de la COVID-19, en un momento en que casi todo el país se muestra en franca recuperación.

Si bien los expertos han anunciado la posibilidad de que esto suceda, y se ha manejado en reuniones gubernamentales, conferencias de prensa y análisis estadísticos, queda el interés del gobierno de que no vuelva la crisis sanitaria.

Las medidas en la primera fase de la desescalada son casi tan rigurosas como en la etapa en que se orientó el aislamiento, y el segundo momento en el que se encuentran la mayoría de las provincias del país, si bien trae nuevas posibilidades, reafirma la necesidad de mantener controles sanitarios estrictos.

En fechas recientes algunos expertos se han referido a la posibilidad del rebrote, entre ellos, Raúl Guinovart, decano de la Facultad de Matemática y Computación de la Universidad de La Habana.

Guinovart explicó en mayo que la proyección analítica de la curva muestra que es posible que haya un rebrote llamativo para alrededor del mes de noviembre, si bien recordó que este es un análisis basado en modelos matemáticos, por lo que la predicción puede adelantarse o no ocurrir nunca.

En ese momento, el matemático precisó que los rebrotes llevan especial atención, pues de suceder, se inmunizan más personas, pero también muchos podrían padecer síntomas severos de la enfermedad e, incluso, morir.

Gráficas de infectados en todo el mundo, similar a la de Cuba, también mostraron un regreso de la enfermedad, y los especialistas coinciden en que, si no cambia la situación, alrededor de un 70 por ciento de la población puede ser susceptible a esta, como ocurre con la gripe común.

Por estos días se han seguido reportando casos positivos a la COVID-19, si bien los números son pequeños en comparación con la etapa anterior y la mayoría de los casos corresponden a La Habana, que sigue en la fase uno de la recuperación, a la que llegó dos semanas más tarde que el resto de las provincias.

Aun así, Pedro Más, vicepresidente de la Sociedad Cubana de Higiene y Epidemiología, alertó que aunque durante los rebrotes u oleadas las cifras serán menos, no se debe subestimar este fenómeno.

Siguiendo esta afirmación, es posible que estemos comenzando ya a entrar en una ondulación de las curvas, por lo que las alertas están disparadas y el gobierno insiste en tomar medidas aún más severas que si estuviéramos en etapa epidémica.

Si seguimos la gráfica de la evolución de la enfermedad en el país, recogida en la herramienta COVID-19CubaData, podemos apreciar la curva de toda Cuba, aunque algunos datos, como las altas médicas, no han sido dados por las autoridades sanitarias divididas por provincias o municipios.

Para el ejercicio de comprobar si estamos en presencia ahora mismo de un posible rebrote, podríamos tomar la gráfica de casos activos en los últimos 15 días y considerar que la capital cubana se comporta de manera similar, pues es cierto que esta ha marcado la pauta del paso del Sars-Cov-2 por la Isla en los días recientes.

En este gráfico se notan, en efecto, dos fluctuaciones, pues la curva que iba en picada, vuelve a levantar y luego comienza a caer, para volver a colocarse en posición de aumento al día de hoy.

No podemos afirmar que La Habana sea enteramente responsable de este gráfico, pues no sabemos a qué provincias pertenecen los pacientes recuperados, pero si podemos afirmar que la capital tiene mucho que ver en el aumento de hospitalizados.

Desde el primer momento el país ha previsto todos los escenarios, en tanto aparece una vacuna, y ya llegamos al día 120 sin que la Isla pasara a la etapa epidémica, así que el o los posibles rebrotes deben estar contemplados en la estrategia del grupo temporal de trabajo dedicado a combatir la enfermedad.

Lo más efectivo y que ha funcionado en el mundo es la restricción de movimiento, lo que significa menos riesgo de contagio, y en Cuba esta pareció ser la punta de lanza de las medidas que llevaron a un buen manejo de la crisis.

Habrá que esperar a ver si estamos en presencia del regreso de la COVID-19 o los nuevos casos reportados en fechas recientes son un remante del paso de la enfermedad por Cuba, pero sigue siendo cierto que toda medida que se tome es poca y que depende ahora de las personas evitar caer en una crisis que ya parecía superada.
 

Escribir un comentario

No se admiten ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
Nos reservamos el derecho de no publicar los comentario que incumplan con las normas de este sitio


Código de seguridad
Refescar