Aunque no existe una vacuna hay muchas cosas que se pueden hacer contra el coronavirus

 

0413-bencomo.jpg

La Habana, 13 abr (ACN) Aunque no existe una vacuna específica para combatir al nuevo coronavirus causante de la COVID-19 existen soluciones posibles que pueden aplicarse por el momento, desde las vacunas y medicamentos cubanos para otros fines, hasta las barreras que se pueden lograr con el aislamiento social.

Así lo aseguró en la Mesa Redonda de este lunes Vicente Pérez Bencomo, director del Instituto Finlay, quien reafirmó que lo primero es alejarse del virus, poner una barrera e intentar que no nos alcance, pero, si nos infectamos y el virus entra al organismo hay que enfrentarse a varias posibles situaciones, que comienzan por la batalla del padecimiento con el organismo.

Según el directivo, la buena noticia es que hay personas que ganan esa batalla contra el virus: los asintomáticos, quienes, -en terminos individuales- son individuos victoriosos, pues es importante entender que muchas veces la gravedad depende del equilibrio entre el virus y el organismo humano.

Estas personas que resultan asintomáticas no lo hacen porque tengan una inmunidad específica a la enfermedad, sino porque poseen la inmunidad inespecífica, llamada natural o innata, que no es igual en todos, pero que puede ayudar a mover el espectro del desarrollo clínico de la enfermedad.

Si el virus rompe el equilibrio aparecen los síntomas y comienza a hacer daño, por lo que las personas de grupos de riesgo empeoran no a consecuencia de la enfermedad, sino por la reacción inmune que esta provoca.

Al respecto, Pérez Boncomo aseguró que se pueden tomar acciones en lo que llega la solución: la industria cubana posee dos vacunas que pueden aplicarse, en el caso del Instituto Finlay existe una utilizada contra la meningoencefalitis y también se dispone de una que ha demostrado ser tan potenciadora del sistema inmune que se ha utilizado incluso en tratamientos de cáncer.

Por ello, en el Instituto han lanzado un proyecto en el que trabajan varias instituciones las cuales intentarán impactar en el espectro de la enfermedad que transita a grave o de los que se enferman, pues aspiran a cambiar la balanza para brindar a las personas enfermas y graves una inmunidad adecuada, a nivel del asintómatico.

Adelantó que se empezará con algunos grupos de riesgo, pues ahora mismo están en los últimos momentos de la organización y pensando en las formas menos invasivas a la hora de romper con el aislamiento social.

Se espera que luego de esta experiencia los conocimientos que se adquieran serán utilizados en la investigación para la vacunas específicas, pues no se dejará de trabajar en la búsqueda de una solución al problema.

En Cuba ahora mismo el protocolo para el enfrentamiento a la enfermedad cuenta con 25 medicamentos, algunos de los cuales son creados o producidos en el país, lo que garantiza sus disponibilidad para todos los pacientes de COVID-19.

Escribir un comentario

No se admiten ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
Nos reservamos el derecho de no publicar los comentario que incumplan con las normas de este sitio

Código de seguridad
Refescar