COVID-2019, alertas ante las falsas medidas de prevención

 



En medio de la alarma despertada en todo el mundo por la proliferación del coronavirus Covid-2019, una avalancha de supuestas medidas de prevención de la enfermedad ha proliferado de manera irresponsable en las redes sociales y se expande a través de no pocos medios de prensa, a veces hasta con el aval de un “entendido”.

Estos llamados bulos (noticias falsas) difunden ideas sin ningún fundamento científico o en algunos casos criterios insuficientemente verificados o emitidos a priori por algunos médicos, en el afán de contribuir al control de una enfermedad para la que no se han definido aún formularios totalmente efectivos de tratamiento y curación.

Los cubanos no somos ajenos a esta influencia, pese a los reiterados mensajes esclarecedores que las autoridades sanitarias del país han venido ofreciendo al respecto.

María Esther, un ama de casa residente en el municipio Playa, asegura, con el fundamento de una información leída por ella en Facebook, que investigadores encuentran en la marihuana la posible cura al coronavirus. Según esta cubana de buena voluntad, los autores del estudio radicados en Gran Bretaña se basan, entre otras razones, en el hecho de que el Covid-19 “surge precisamente en China porque en ese país apenas se consume marihuana y el virus campa a sus anchas en el cuerpo de los asiáticos”.

También he escuchado no pocas referencias a que la orina de los niños protege del contagio al untarlo sobre la superficie de los muebles u objetos de uso cotidiano, cuando precisamente la Organización Mundial de la Salud (OMS) aclara que prácticas como esta pueden abrir las puertas a infecciones o a su trasmisión.

Del mismo modo el ente sanitario mundial precisa que la letal enfermedad surgida en la ciudad china de Wuhan no se propaga por las picaduras de mosquitos; el virus transmisor no es eliminado por el calor de los secadores de manos ni a través del consumo de ajo, y, por supuesto, sus expertos aseguran categóricamente que la marihuana no tiene ningún efecto protector contra la también llamada Neumonía de Wuhan.

Resulta de importancia conocer también, a partir de las últimas informaciones expuestas por la OMS, que aun cuando se pensaba que el calor podría cambiar significativamente la transmisión del coronavirus –una posibilidad considerada en principio por los propios científicos chinos-, hoy se confirma que la enfermedad puede seguir propagándose en medio de temperaturas altas, en climas secos, en regiones con alto predominio de humedad, zonas tropicales o desérticas. De tal modo, la presencia del verano no representa un freno para el virus.

Atenerse a estas orientaciones fundamentadas por la institución que dispone de la mirada científica más abarcadora, una visión global sobre las particularidades del coronavirus y la experiencia acumulada del trabajo en casos anteriores de contagios masivos, ha de ser una regla para proceder en la prevención y el más efectivo enfrentamiento a la enfermedad.

Artículos relacionados:

Cinco aspectos que debemos saber sobre el coronavirus

 

 

Escribir un comentario

No se admiten ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
Nos reservamos el derecho de no publicar los comentario que incumplan con las normas de este sitio

Código de seguridad
Refescar