All for Joomla The Word of Web Design

Oncopediatría cubana, lucha perenne por la vida (+ Fotos y Video)

 

0227-oncopediatria1.jpg

Kelin Silva Linares, un niño cubano de dos años de edad, permanece hace varios meses ingresado en la sala de oncopediatría del Instituto Nacional de Oncología y Radiobiología (Inor) donde recibe un amplio tratamiento contra el cáncer, de forma totalmente gratuita.

El pequeño, residente en la provincia de Ciego de Ávila, fue remitido hace un año al hospital pediátrico de Centro Habana: allí le hicieron varios estudios y posteriormente lo ingresaron en el Inor, donde se le detectó un neuroblastoma, un tumor maligno que fundamentalmente suele encontrarse en las pequeñas glándulas suprarrenales, ubicadas sobre los riñones.

Como Kelin, anualmente se atiende a más de 450 pequeños y adolescentes en los nueve centros de oncología pediátrica del país, incluida la sala del Inor, y en todos prestan esmerado cuidado a esos pacientes con diferentes tumores malignos, sin costo alguno para sus familiares, a pesar de las limitaciones del bloqueo que desde casi seis décadas mantienen contra la Mayor de las Antillas los diferentes gobiernos de Estados Unidos.

0227-oncopediatria2.jpg

La Agencia Cubana de Noticias pudo conocer de cerca el denodado esfuerzo del colectivo de hombres y mujeres de ciencia y conciencia que laboran en la mencionada sala, en la capital, de Referencia Nacional y dirigida por la doctora Migdalia Pérez Trejo.

Pese a la angustia y la incertidumbre que nubla la felicidad en los hogares de los infantes aquejados de ese mal, médicos especialistas, enfermeras, técnicos, y todo el personal que allí labora apelan al ingenio y la dedicación para hacer las vidas de esos infantes y sus familiares más llevaderas.

Cuba destina cuantiosos recursos a la atención y el tratamiento de los pacientes con cáncer, pues para tratar las diversas localizaciones de la enfermedad se requieren de medicamentos y tecnologías de avanzada que en muchas ocasiones se le dificulta o no puede adquirir por la política genocida imperial, que se recrudece cada día.

Pérez Trejo señaló que hace unos años en el archipiélago cubano se reportaban aproximadamente 300 nuevos casos de cáncer pediátrico cada 12 meses, y en la última etapa ha aumentado la incidencia a más de 450 pacientes con diagnóstico del maligno azote, aunque ha disminuido la mortalidad.

0227-oncopediatria4.jpg

Ello ha sido posible gracias al perfeccionamiento en los protocolos que se emplean en las diferentes localizaciones, unido al desarrollo desde el punto de vista de diagnóstico de estos pacientes, que ayudan en primer lugar a tratarlos adecuadamente y a diagnosticarlos y ponerles el tratamiento acorde con la etapa clínica, acotó.

Ejemplificó la especialista que en tumores difusos de tallo cerebral, que poseen muy mal pronóstico, se ha logrado incrementar la supervivencia a cinco años (de un 20 a un 49 por ciento) con el anticuerpo monoclonal cubano CIMAher o Nimotuzumab, el cual se ha utilizado con gran éxito en los casos con tumores del sistema nervioso central de alto grado.

En algunas localizaciones, como los tumores óseos en Cuba, alrededor del 65 por ciento de pacientes sobreviven a un lustro, similar a los de países desarrollados.

Significó que en las nueve instituciones dedicadas a la oncopediatría se trata a todos los pacientes con los mismos protocolos con que contamos en el Inor.

Se han introducido nuevas tecnologías, muy costosas como el PET- CT, de gran utilidad en el diagnóstico, seguimiento y elección del tratamiento a con tumores oncogénicos, con excelentes resultados.

Melisa Linares Jiménez, madre de Kelin, en declaraciones a la ACN manifestó: “Estoy muy agradecida con el equipo de trabajadores del hospital, en especial con los médicos, pues a pesar de que mi hijo se ha complicado por su mismo organismo ellos han luchado y lo han sacado siempre de las infecciones que ha contraído”.

0227-oncopediatria3.jpg

Aquí ha recibido todas las quimioterapias y están tratando de resumir el tumor a ver si se lo operan porque está en un lado complicado, refirió.

Le han hecho todo lo que ha necesitado de forma gratuita, le han puesto tres implantofix ( dispositivos por donde pasan la quimioterapia porque el acceso venoso de los niños es muy difícil) y siempre ha tenido los medicamentos, recalcó.

También la paciente de 16 años de edad, Daniela Toledano Fernández, residente en el municipio de Habana Vieja, quien tiene un disgerminoma (carcinoma de células embrionarias), quiso enviar las congratulaciones a ese colectivo.

“Agradecerles por la tremenda atención que hemos tenido todos nosotros tanto de los doctores, los enfermeros, el personal de limpieza, la pantrista, todos nos tratan muy bien, nos dan los medicamentos en el horario, cualquier duda que tengamos le preguntamos y ellos nos responden. Son muy agradables”.

0227-oncopediatria5.jpg

En opinión de la doctora Deborah García, “haberle dedicado 25 años a esta sala significa para mí lo más grande del mundo, no hay nada más importante que trabajar con ellos; estamos luchando por la vida de un paciente.

“Ver un niño con dolor, que no quiere comer, vomitando por los efectos de la quimioterapia, nos duele mucho, pero es de gran satisfacción cuando los vemos bien”, significó la oncopediatra, con dos hijos y nietos; y para la cual esa sala significa su otra casa.

Escribir un comentario

No se admiten ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
Nos reservamos el derecho de no publicar los comentario que incumplan con las normas de este sitio


Código de seguridad
Refescar