All for Joomla The Word of Web Design

Ser oncólogo significa llevar luz y esperanza, expresó médico santiaguero

2701-onco_1.gif

Santiago de Cuba, 27 ene (ACN) Ser oncólogo significa llevar luz y esperanza a pacientes y familiares, quienes piensan que la vida termina cuando se padece de una enfermedad tumoral, expresó Daniel Bromfield, especialista del Hospital Oncológico “Conrado Benítez”, de esta provincia.

Bromfield ha dedicado 15 de sus 22 años como médico a la Oncología y dijo, en exclusiva para la ACN, que se decidió por la especialidad a partir del tercer año de la carrera debido a uno de sus pacientes y porque su padre también padeció el cáncer.

Siempre le gustó la actividad científica y afirmó que mediante la especialidad ha logrado salvar vidas, a la vez que mejorar la calidad de la misma en los pacientes con diagnóstico de enfermedad oncológica.

Resulta cardinal el trabajo psicológico con los pacientes y la familia, mostrándoles cariño, comprensión y confianza, labor que se vuelve más delicada con quienes están estadio terminal, con la finalidad de contribuir al equilibrio bio-psico-social necesario para evitar mayor sufrimiento, explicó.

El doctor Daniel estuvo en Timor Leste, lugar donde presenció gran contraste entre los sistemas de atención médica de ambas naciones, aspectos que le marcaron para siempre.

En Timor Leste la oncología no está desarrollada y por tanto los pacientes no reciben los beneficios que en Cuba, pero fue muy grata la experiencia porque es bueno brindar los conocimientos a las personas necesitadas, precisó.

Asimismo, expuso que en ese país no se realiza la quimioterapia como tratamiento oncoespecífico, por ello los enfermos se remiten a otras partes del mundo para recibirla, aunque con muchas condicionantes.

El especialista subrayó que, si el paciente estaba en estadio tres o cuatro de la enfermedad, ya no tenía criterio para recibir la quimioterapia, y lo mismo pasaba con las personas mayores de 60 años y los jóvenes que no estudiaban ni trabajan, en tanto no constituían beneficio para el país, y por tal razón el gobierno no invertía en ellos los más de 150 mil dólares que cuesta el tratamiento.

Daniel Bromfield insistió en la importancia de reconocer los esfuerzos del Estado cubano para garantizar el servicio de salud a los pacientes con cáncer, así como el tratamiento médico necesario según cada patología, libre de costo para todos, a pesar del recrudecimiento del bloqueo de los Estados Unidos a la Isla que impide muchas veces, pueda llegar la medicina al país en el tiempo requerido.

De igual modo agradeció a la Revolución Cubana por la posibilidad de formarse como médico y bajo los principios de solidaridad y humanismo, sello distintivo de los galenos cubanos en cualquier latitud porque su mentalidad es la de atender a las personas sin que medien intereses económicos y brindan una medicina familiar, revolucionaria y gratuita como les enseñó Fidel.

En el área de quimioterapia del Conrado Benítez, Daniel atiende diariamente a pacientes de Guantánamo y Santiago de Cuba, aunque también asiste a los provenientes de Granma, y le satisface la posibilidad de cuidar la vida de las personas que alguna vez vieron muy cerca la muerte.

Escribir un comentario

No se admiten ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
Nos reservamos el derecho de no publicar los comentario que incumplan con las normas de este sitio


Código de seguridad
Refescar