La Habana, Martes 10 de Diciembre de 2019 06:23 am

 ACN Hoy  Reforma Constitucional  Más que médicos Bloqueo                           Otros sitios de ACN    Fotografia          Radio

 
  

Mi misión en Brasil fue una lección de vida, asegura doctora camagüeyana

Compartir :
Tamaño letra:

 

0808-medicos_01.jpg

Camagüey, 8 ago (ACN) Cuando la doctora camagüeyana Marelis Cendra Asencio marchó selva adentro durante dos horas en bote, a través del río Amazonas hasta la comunidad brasileña de Manaquirí, jamás imaginó que en esos intrincados parajes encontraría más allá de pacientes necesitados de sus cuidados, a una gran familia.

Especializada en Medicina General Integral y Epidemiología, esta galena con 25 años de experiencia en el sector, asegura que jamás olvidará el asombro de muchos de aquellos habitantes al observar su llegada, pues no eran pocos quienes jamás habían visto antes a un doctor, y mucho menos con aquel trato personalizado y directo a sus padecimientos.

Aunque yo había estado antes de misión en Bolivia en sitios difíciles, y antes de partir a Brasil recibimos una ardua preparación en idioma y características del país, de sus zonas y la población, explicó, arribar a ese lugar me impactó mucho, pues en mi vida jamás me había visto rodeada de tanta agua, eran comunidades ribereñas totalmente aisladas por el río, dentro del Estado de Amazonas.

Al rememorar su estancia en esa demarcación entre el año 2014 y 2017, aseveró que la incidencia de enfermedades ya erradicadas en Cuba, o de poca presencia como la lepra, le impactaron mucho, así como las acentuadas condiciones de pobreza de las familias.

El programa materno infantil instaurado y seguido por especialistas de la Isla fue enteramente algo nuevo para ellos, rememoró, poco a poco logramos ciertas mejorías para que las embarazadas y los menores acudiesen a consulta, aunque en las épocas de sequía la comunicación con las zonas río arriba dificultaba esas labores al quedarse aislados.

Sin embargo, emocionada relató cómo los habitantes la acogieron como una más de la familia, principalmente porque en las consultas comentaban cuan a gusto se sentían, y expresaban en ocasiones sus preferencias por la doctora de Cuba, como la llamaban.

A veces ellos se mostraban asombrados cuando le pedíamos que se acercasen a la mesa, dijo, no como lo hacían los galenos brasileños, quienes mantenían siempre una distancia bastante prudencial con sus pacientes, e incluso a veces, cuestionaban los conocimientos y procederes de los expertos isleños.

Llegar a donde nunca fue otro médico le hizo vivir momentos únicos, y rememora con especial cariño el hecho de ver a los niños preguntando si podían darle un beso, o incluso tocarla, historias reveladoras del valor de la atención brindada por los médicos cubanos en el gigante sudamericano, la cual de manera voluntaria ejecutaron con la dignidad, valor y conocimiento que los caracteriza.

Recuerda Marelis de manera muy especial una ocasión cuando visitó a una señora en su casa, lo cual causó tal admiración en la mujer quien veía por vez primera en su hogar un médico en su hogar que no sabía cómo agradecerle, y ella mismo subió a los árboles de su patio y le regaló un saco lleno de frutas.

Son historias que conforman para mí una experiencia muy linda, fue una gran lección de vida, aseveró.

Cuando hoy el programa Más Médicos, creado en Brasil en el año 2013 para fortalecer el sistema de salud de esa nación, ya no existe, y 28 millones de sus habitantes quedan fuera de cobertura médica, ejemplos como el de Marelis Cendra desnuda las recientes acusaciones del presidente Jair Bolsonaro, al difamar sobre la profesionalidad de los doctores cubanos, su humasnismo y su noble misión, bajo el principio de la solidaridad que caracteriza a los médicos cubanos.

Escribir un comentario

No se admiten ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
Nos reservamos el derecho de no publicar los comentario que incumplan con las normas de este sitio

Código de seguridad
Refrescar