La Habana, Martes 20 de Noviembre de 2018 08:31 am

 ACN Hoy  Reforma Constitucional     Bloqueo                              Otros sitios de ACN    Fotografia          Radio

 
  

Energía positiva y mucha risa, la mejor manera de llevar la vida en bien de la salud

Compartir :
Tamaño letra:

1104-sonrrisa.jpg

 
  Las personas amargadas, con el rictus propio de ese estado de ánimo en la comisura de los labios y la negatividad a flor de piel, no saben lo que pierden al negarse la oportunidad de sonreír a la vida.
  Hace mucho tiempo que Sigmund Freud descubrió el poder de las carcajadas, al liberar al organismo de energía negativa, y según consignan páginas digitales, ello está comprobado científicamente, al descubrirse que el córtex cerebral libera impulsos eléctricos un segundo después de comenzar a reír.
  Cuentan que unos cuatro mil años atrás, en el Antiguo Imperio Chino, había templos donde las personas se reunían para reírse, en un esfuerzo por encontrar un equilibrio para la salud, mientras en culturas antiguas de tipo tribal, existía la figura del “doctor payaso”, especie de hechicero vestido y maquillado, que aplicaba terapias de la risa para curar guerreros enfermos.
  Y es que ella constituye un relajante natural por excelencia, y si se convierte en carcajada puede hacer olvidar las tensiones físicas durante, por lo menos, 45 minutos, debido a su capacidad de aliviar el estrés de manera inmediata, de acuerdo con investigaciones.
  Esas indagaciones confirman que al sonreír el cuerpo libera endorfinas, neurotransmisores que van al sistema nervioso y proporcionan una sensación rápida de energía y bienestar general.
  El corazón es uno de los más beneficiados con esa forma espontánea de demostrar alegría, pues al manifestarla, los vasos sanguíneos se dilatan y en consecuencia la sangre fluye mejor, por lo cual resulta conveniente para la tensión sanguínea.
  La risa –de acuerdo con entendidos- está centrada en la zona prefrontal de la corteza cerebral, donde reside la creatividad, capacidad para pensar en futuros próximos, en tanto en la medida del crecimiento, se gana en madurez pero se pierde la espontaneidad de dejarse llevar por la risa, o incluso de ver el lado positivo y simpático de las cosas.
  Los bebés regalan sus primeras risitas hacia los cuatro meses de edad y a la respuesta de ese acto, el cerebro emite una orden que provoca la segregación de endorfinas, aliviando el dolor, aportando equilibrio entre el tono vital y la depresión.
  De manera general, las risotadas indisolublemente resultan una muy buena aliada para la salud, al posibilitar el rejuvenecimiento de la piel porque tiene un efecto tonificante y antiarrugas; por la liberación de endorfinas poseen un impacto analgésico y la carcajada provoca vibraciones de la cabeza, las cuales posibilitan despejar la nariz y el oído, además de disminuir el insomnio.
  Como si fuera poco, refuerzan el sistema inmunológico; facilita la digestión, al aumentar las contracciones de los músculos abdominales y mejora la respiración, y todo ello sin tener en cuenta los favorecimientos psicológicos.
  Entre ellos, al decir de expertos, se inscribe la ayuda al mejor funcionamiento de la mente, pues facilita las relaciones sociales, pero además contribuye a enfrentar situaciones difíciles
  En los instantes en que se le permite al cuerpo olvidarse del dolor, se potencia la toma de valor para enfrentar problemas y situaciones embarazosas y la mente comienza a pensar en perspectiva, de forma que los pensamientos son más realistas, más aptos para promover la aceptación o para generar soluciones efectivas y rápidas.
  Una pequeña reflexión tras conocer la importancia de la risa para la salud, deja traslucir la convicción de que aquellos quienes se niegan el privilegio de disfrutar de ese buen estado de ánimo proporcionador de felicidad, están de alguna manera atentando contra su bienestar y un estado saludable.
  Para ellos una buena propuesta dominical, despójese del negativismo, eche a volar las penas, olvide por un momento las preocupaciones, la vida es corta y para aprovecharla, vaya al trabajo, a las tareas del hogar, a un paseo o enfrente la peor situación con la mejor disposición, siempre con una sonrisa asomando a los labios. Este día de asueto sería un buen momento para comenzar…
 

Escribir un comentario

No se admiten ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
Nos reservamos el derecho de no publicar los comentario que incumplan con las normas de este sitio

Código de seguridad
Refrescar