La Habana, Miércoles 21 de Febrero de 2018 10:18 pm

 ACN Hoy  ALBA-TCP    Elecciones                                                                  Otros sitios de ACN    Fotografia          Radio

 
  

Duany Castillo: Médico, sobreviviente en el Polo, independentista (+Audio)

Compartir :
Tamaño letra:

0212-Joaquín_Castillo_Duany.JPG

    Se dice que en hechos o situaciones sorprendentes no resulta extraño que se encuentre implicado un cubano, y ese es el caso de José Joaquín Castillo Duany, un hombre que vivió experiencias extraordinarias para su tiempo y se vio envuelto en aventuras que lo hicieron ser el primero de esta Isla en ir a una expedición al polo norte.
   Y sépase que para la historia no ha pasado inadvertido, que en su honor, en enero de 1959, se le dio su nombre al Hospital Militar del Ejército Oriental, en Santiago de Cuba.
   Graduado de médico cirujano en 1880 en la Universidad de Pennsylvania, Estados Unidos, ese mismo año se presentó a una convocatoria de la Marina de Guerra estadounidense que buscaba cubrir 20 plazas de galenos.
  Más de 100 profesionales respondieron al aviso e hicieron los exámenes correspondientes, pero el cubano estuvo entre los primeros seleccionados, lo que sería la punta del iceberg en cuanto a su leyenda personal.
   Como médico de la Marina estadounidense, este santiaguero nacido en 1858 haría su viaje al polo norte, a bordo del vapor Rodgers el 16 de junio de 1881, uno de los cuatro buques que el Senado de Estados Unidos financió para salir en busca del barco Jeannette.
   Jeannette, propiedad de James Gordon Bennett –dueño del New York Herald–,  había zarpado con el objetivo de rescatar a la tripulación del buque sueco Vega, que en julio de 1878 había salido para bojear el Ártico.
   Sin embargo, los tripulantes del Rodgers no encontraron indicio alguno del Jeannette y tras rastrear el norte de Alaska pusieron rumbo hacia el oeste, a la Siberia.
   Cerca del delta del río Lena, una explosión accidental provocó el incendio de la embarcación, y sus 35 tripulantes quedaron a la deriva en el inhóspito territorio polar ruso. Fue cuando supieron que las tropas que intentaban rescatar habían muerto, en su mayoría congelados.
   Los hombres del Rodgers murieron casi todos a causa del frío, el hambre y el escorbuto; y uno de los pocos sobrevivientes fue el cubano, quien resistió las adversidades y tuvo ánimo suficiente para hacer una serie de apuntes que publicaría luego en su libro Los hábitos y la higiene de los esquimales.
   Con dos compañeros, Castillo Duany atravesó la región rusa, llegó a la península de Kamchatka, cruzó el estrecho de Bering y arribó al poblado de Sitka, en Alaska, para de ahí trasladarse a San Francisco, donde lo recibieron como a un héroe y lo colmaron de honores.
   Luego de esta experiencia, de la cual tuvo la suerte de salir con vida, y ya en Nueva York, el joven médico decidió unirse a la causa independentista y participó en varias expediciones para llevar municiones a los mambises cubanos, todas exitosas.
   Según afirman archivos históricos, su vida transcurrió entre Cuba y EE.UU., donde sufrió cárcel por sus actividades como subdelegado del Partido Revolucionario Cubano y asesor de su Departamento de Expediciones.
   Finalmente, radicó en territorio santiaguero con su esposa Matilde Simoni ( hermana de Amalia, la esposa del Mayor Ignacio Agramonte) y sus hijos, donde ejerció su especialidad y continuó con sus labores independentistas.
   Una vez derrotada la corona española en la Isla, asumió la dirección del Hospital Civil de Santiago de Cuba.
   Historiadores de la época afirman que Castillo Duany y su hermano, el General de División Demetrio –único jefe cubano al que se le permitió entrar en la ya rendida plaza militar santiaguera–, fueron de los primeros decepcionados de aquella causa y de los primeros también en percibir la humillación a que los norteamericanos sometían al heroico Ejército Libertador.
   Posteriormente, más de 10 mil santiagueros lo eligieron como delegado a la Asamblea que redactaría la Constitución de 1901, lo cual no aceptó al preferir el ejercicio de la cirugía.
   Ya enfermo viajó a París,  donde falleció el 20 de noviembre de 1902, dejando para la posteridad una historia asombrosa de identidad, rebeldía y bien cubana.

 DUANY CASTILLO, MÉDICO CUBANO SOBREVIVIENTE EN EL POLO NORTE.

Escribir un comentario

No se admiten ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
Nos reservamos el derecho de no publicar los comentario que incumplan con las normas de este sitio

Código de seguridad
Refrescar