All for Joomla The Word of Web Design

Adolescencia sin humo

tabaquismo-adolescentes.jpg

Santa Clara, 31 may (ACN) En Cuba está prohibida la venta de cigarros a los menores de 16 años, sin embargo el uso de ese producto no está regulado legalmente, por lo cual los adolescentes pueden consumirlo en sitios públicos o privados sin ser requeridos.
Hoy Día Mundial sin Tabaco, en escuelas secundarias y preuniversitarios se realizaron acciones educativas con el objetivo de sensibilizar a los estudiantes de no adquirir ese vicio.
Muchos de los jóvenes entrevistados aseguran que los amigos mayores de edad les compran los cigarrillos, y en casi todos los casos afirman que no consumen en sus casas porque los padres se lo prohíben.
Estudios realizados en el mundo aseguran que el adolescente es más vulnerable de ser influido por sus amigos debido a la alta valoración que le da al grupo y la creencia de que al asumir determinadas costumbres escala en la sociedad o muestra madurez.
Por esa razón, en muchas naciones las edades límites para el consumo y compra de sustancias nocivas como alcohol y cigarros se establece mucho después, casi siempre a los 21 años, cuando la madurez sicológica es mayor.
Expertos en adicciones aseguran que mientras más temprano se inicie el consumo de nicotina más posibilidades existen de que el individuo alcance una fuerte adicción en su adultez.
Estudios realizados por especialistas en diferentes naciones refieren que la muerte prematura por enfermedades asociadas al tabaquismo tiene mayor incidencia entre quienes se iniciaron como fumadores antes de los 18 años.
Siquiatras y psicólogos aseguran que los adolescentes son más sensibles a los efectos de refuerzo de la nicotina combinada con otras sustancias químicas que se encuentran en los cigarrillos, aumentando así su susceptibilidad a volverse adictos al tabaco.
En las consultas de tratamiento a las adicciones en Cuba los profesionales refieren que la mayoría de los adolescentes reconocen que cuando no pueden fumar presentan los típicos síntomas de abstinencia, similares a los que reportan los adultos.
Con el establecimiento en la Isla de negocios particulares, proliferan por los pueblos las cafeterías, o centros donde se expenden bebidas, café y cigarros, allí es muy fácil encontrar a los jóvenes fumando placenteramente.
Son pocos los sitios donde se regula esa actividad, generalmente establecimientos con aire acondicionado, en otros se ubican zonas para los fumadores, y hasta allí van los menores.
Trabajadores del sector de los servicios, tanto estatal como privado, reconocen que de manera general los “ muchachos” consumen cigarros mentolados, en sus diferentes variantes.
También les llama la atención que esas marcas se expenden en las tiendas de recaudación de divisas y son los más caros.
Tanto en Cuba como en el resto del mundo las autoridades de salud advierten del daño que el tabaquismo causa a las personas, y refieren la gran incidencia que tiene en la aparición de enfermedades oncológicas.
La restricción de la edad de compra de los cigarros no es efectiva, porque muchos de los jóvenes alegan que adquieren las cajetillas para sus padres, vecinos o abuelos.
Ese hábito nocivo se expande entre los adolescentes cubanos ante los ojos de las autoridades, familiares, maestros y especialistas de diferentes disciplinas sin un respaldo legal que lo impida.

Escribir un comentario

No se admiten ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
Nos reservamos el derecho de no publicar los comentario que incumplan con las normas de este sitio


Código de seguridad
Refescar