Servicio de neonatología, una apuesta por la vida en Cuba

neonatologia-recien-nacido.jpg

La neonatología es, entre las especialidades médicas, la génesis del avance demográfico en cualquier nación y Cuba goza a escala mundial de los programas que garantizan desde el nacimiento mismo del niño el desarrollo pleno para el disfrute de una buena salud a lo largo de toda la vida.
Enfermeras, médicos y personal de asistencia vigilan día y noche en diversos centros del país, la evolución de pequeños de entre cero y 28 días, que presentan patologías como distrés respiratorio, hipoglucemia e hipocalcemia, asociadas al déficit de azúcar y calcio, respectivamente.
En la provincia de Holguín existe una sala en el Hospital Vladimir Ilich Lenin destinada a este servicio, con áreas de terapia intensiva e intermedia y con capacidad para atender a más de 30 infantes de esa localidad, donde se tratan también condiciones como el bajo peso al mnacer y la inmadurez fetal.
Tratamientos como la alimentación parenteral, una mezcla de
proteínas, grasas, minerales, carbohidratos y vitaminas administradas por vía intravenosa, contribuyen a garantizar una evolución favorable de los neonatos con peso inferior a mil 500 gramos.
A esta opción terapéutica, se suma, además, el Banco de Leche
Materna “Luz para la vida”, de la propia institución hospitalaria, que favorece a recién nacidos imposibilitados de lactar debido a
intervenciones quirúrgicas, pobre succión y otras causas.
La labor de profesionales de la salud como las doctoras Tania Wilson y Mirtha Matos contribuye a mantener los índices de supervivencia de los niños en cifras superiores al 84 por ciento, uno de los logros del sistema de salud holguinero y muestra los esfuerzos del Estado cubano por garantizar mayor calidad de vida a este sector de la población.
El oriental territorio cuenta también con un Centro Regional de
Neonatología, dedicado a la atención de infantes con malformaciones congénitas, entre ellas la atresia esofágica, hernias o defectos en la pared abdominal, que se corrigen mediante la cirugía.
Logros como un índice de mortalidad infantil de 3,8 por cada mil
nacidos vivos al cierre de 2016, avalan el trabajo de los
profesionales de la salud en la oriental provincia no solo en la
neonatología sino también en especialidades como la pediatría, que se integran dentro de los programas de atención a la madre y el niño en la isla caribeña.
El sistema de salud en Cuba cuenta con proyectos integrales para garantizar la salud de los infantes, una de las conquistas más humanas de la Revolución y una apuesta por la mayor calidad de vida de tal segmento poblacional.

Escribir un comentario

No se admiten ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
Nos reservamos el derecho de no publicar los comentario que incumplan con las normas de este sitio


Código de seguridad
Refescar