Enfatizan rol de Fidel en el desarrollo de la salud pública cubana

El Dr. Pastor Castell-Florit Serrate, director de la Escuela Nacional de Salud Pública, durante su intervención en el acto de conmemoración por el Aniversario 183 del natalicio del eminente científico cubano Carlos Juan Finlay, realizado en la Academia de Ciencias Médicas, Físicas y Naturales de La Habana, el 16 de diciembre de 2016. ACN FOTO/Abel PADRÓN PADILLA

La Habana, 16 dic (ACN) Las experiencias históricas de la salud pública en Cuba experimentaron un cambio sustancial con la imprescindible presencia, pensamiento y proyecciones humanistas del máximo líder de la Revolución Fidel Castro Ruz, afirmó hoy en esta capital un eminente científico cubano.

Su legado de dignidad y honor no debemos abandonar jamás, aseguró el Doctor en Ciencias Pastor Castell-Florit Serrate, director de la Escuela Nacional de Salud Pública de Cuba.

Castell-Florit Serrate pronunció este viernes la Oración a Finlay, una centenaria recordación del sabio cubano, en el Paraninfo de la Academia de Ciencias de Cuba (ACC), que congregó a una representación de la comunidad científica nacional.

Señaló que en momentos como los actuales, en que no tenemos la presencia de Fidel, constituye un compromiso ineludible mantener la salud del pueblo como objetivo estratégico para la sociedad.

El experto centró la atención en el rol de Carlos Juan Finlay y Barrés (1833-1915) en la fundación de la Escuela de Higienistas Cubanos, que logró la erradicación de la fiebre amarilla en el país, la disminución de la mortalidad por tétanos infantil, la vacunación contra la viruela y una avanzada legislación sanitaria.

Sobre el particular, enfatizó que con su voluntad generadora surgió en la nación el primer Ministerio de Salud Pública del mundo, con la creación –el 28 de enero de 1919- de la Secretaría de Sanidad y Beneficencia, bajo la administración del Coronel del Ejército Libertador Mambí, doctor Matías Duque Perdomo.

Ismael Clark Arxer, presidente de la ACC, indicó que la disertación del Académico Titular fue un acercamiento excepcional a la obra de Finlay como salubrista y lo felicitó por haber recibido en septiembre pasado en Washington el Premio en Administración de la Organización Panamericana de la Salud por su contribución en la gerencia del sistema nacional cubano.

La ACC es sucesora de la original Real Academia de Ciencias Médicas, Físicas y Naturales de La Habana, que agrupó en el siglo XIX a las personalidades científicas más destacadas del país.

En tanto, la oración a Carlos Juan Finlay y Barrés está vinculada con el programa de actividades por el centenario de la muerte del ilustre camagüeyano, quien figuró entre los seis microbiólogos más célebres de la Historia.

Sin embargo, fue propuesto en siete ocasiones durante el período de 1905 a 1915 al Premio Nobel que conceden la Real Academia Sueca de Ciencias y otras instituciones, pero nunca lo recibió.

No obstante, en 1975 la UNESCO lo incluyó entre los expertos más destacados de la historia en esa disciplina.

Seis años después, el 25 de mayo de 1981, la UNESCO adjudicó, por primera vez, el Premio Internacional que lleva su nombre, en aras de reconocer avances en la Microbiología.

Escribir un comentario

No se admiten ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
Nos reservamos el derecho de no publicar los comentario que incumplan con las normas de este sitio

Código de seguridad
Refescar