La Habana, Domingo 19 de Mayo de 2019 01:08 pm

Digno, héroe del monte, del llano y de Girón

Compartir :
Tamaño letra:

digno-1.jpg

Sin el uniforme y el pecho coronado de medallas, Digno Acosta Baldoquín pareciera un septuagenario de los tantos que recorren el entorno urbano de Las Tunas o un  tierno abuelo de familia sin trascedentes historias de raíz de nación para contar. Pero el estandarte pleno de medallas anuncia una vida de esfuerzos  y entrega.

Es un héroe – la certeza resulta absoluta cuando se dialoga con él- y lo es desde muy joven cuando aún no ascendía la cuesta de  las dos décadas de vida. Girón, una playa de la Ciénaga de Zapata, consagró la trayectoria de aquel muchacho, uno de los 43 tuneros  que se batieron en combate para defender la Patria.
 
En Girón un hombre del monte y del llano

Tiene la firmeza en el rostro y la palabra. Desde muy jovencito conoció los rigores del monte donde se forjó en las técnicas de lucha y aprendió a interpretar los sonidos de los árboles, de los animales o a reconocer los peligros. Fue combatiente del Ejército Rebelde en  la Sierra y en el llano. Creció rápido y vivió con intensidad.
 
  « ¿Qué hace un joven con ser joven y no defender su Patria?» me dice con total convicción de que obró en bien de su país.
Hasta Playa Girón llegó en abril de 1961 como chofer conduciendo una anti-aérea a remolque pero como tantos otros “agarró el monte”  y se fue al combate contra la invasión mercenaria, como resultado apresó a una veintena de mercenarios.    « Fidel nos dijo que venían a arrebatarnos la Patria y teníamos que sacarlos antes de las 72 horas porque si hacían una cabeza de playa, establecían un gobierno provisional ».

De la travesía, recuerda  un avión B-26 que volaba en las cercanías del central Australia  con las insignias de la Fuerza Aérea Revolucionaria  « pensamos que era un avión de nosotros, pintado de verde olivo, con la bandera, el escudo…nos tiró e hirió y mató a varios de los nuestros. Sentí dolor al ver un compañero a quien la metralla le destrozó las piernas. Era operador de ametralladora antiaérea y tenía solo 15 años. Seguí combatiendo».

A Fidel le vio de cerca, « así tan cerquita como la tengo a usted periodista. El único presidente que ha ido al combate se llama Fidel Castro Ruz, más nadie », sentencia  con resolución para luego recordar que el líder cubano orientó no maltratar a los prisioneros, «estaba prohibido ofenderles, darles un culatazo o cualquier otra cosa ».
Girón terminó allí, pero la resistencia continúa

Digno cuenta y una se admira del valor y la entereza de carácter de aquel muchacho cuya certeza de entonces es la misma de hoy. « Combatía porque vinieron a quitarnos la Patria y nosotros defendíamos la Patria cubana, fidelista y revolucionaría, y si me tocara otra vez defender el país lo defiendo, así, viejo como estoy ».

Cuando se le escucha pareciera risible - si no fuese asunto tan serio-  el espectáculo que este 17 de abril protagonizó el asesor de Seguridad Nacional de la Casa Blanca, John Bolton, en un discurso en Miami al que asistieron los mercenarios de la fallida invasión contra la cual peleó Digno Acosta Baldoquín, hombre de la Sierra, el llano y de Girón.

En una intervención preñada de poses supremacistas, equívocos históricos y una desenfadada arrogancia imperial, Bolton dijo: «Tenemos que terminar lo que iniciamos hace 58 años en esas playas», en referencia a la invasión de Playa Girón.

Nada asombra de la puesta en escena de Miami, así ha sido en estos 58 años a través de los cuales este combatiente cubano sintió el orgullo de ser quien es y de haber hecho lo que hizo. Tantos años después cuando repasa la historia y analiza el presente reflexiona: «Los jóvenes de hoy pueden hacerlo mejor que nosotros, porque tienen escuela y estudios.

"Nosotros lo que teníamos era rigor en el monte porque así nos lo impuso la vida. Hoy pueden combatir mejor porque están mejor preparados ». Luego añade: « Sean celosos con su Revolución y defiéndanla al precio que sea necesario como la defendimos nosotros».

Digno Acosta Baldoquín conoce la gloria, la vivió en las arenas de Playa Girón donde luchó por una causa justa y venció para después fundar un país y una familia. Ama la paz y recuerda con orgullo la historia vivida.

Aunque en el mundo de hoy parece estar de moda la desmemoria, para este combatiente  no existe, tampoco para los millones de cubanos que de un lado u otro del estrecho de la Florida han sufrido por décadas las consecuencias de la política liderada por la mafia de Miami.

Pero al parecer ciertos personajes como  el asesor de Seguridad Nacional de la Casa Blanca, sufren de amnesia. ¿Acaso será como dijo el presidente norteamericano John F. Kennedy que «La victoria tiene muchos padres, la derrota es huérfana»?
Girón terminó en Girón, pero para los cubanos la resistencia y la lucha por la paz, la soberanía y la independencia continúa. La historia siempre dicta la última palabra. ( Por Naulu Barrientos Matos, ACN)