La Habana, Lunes 25 de Marzo de 2019 02:28 am

A María Cristina, la bodeguera… le siguen la corriente (+ Fotos)

Compartir :
Tamaño letra:

 

María Cristina Díaz Montalbán, bodeguera  desde hace 36 años, es  delegada al X Congreso de la Federación de Mujeres Cubanas (FMC), secretaria de los bloques 47 y 48, y, además,  atiende por la FMC el Consejo Popular Sabino Hernández, en entrevista con la Agencia Cubana de Noticias (ACN) en la provincia Villa Clara, Cuba, 4 de marzo de 2019.

Si alguien llega a la comunidad Sabino Hernández, en Villa Clara, y pregunta por María Cristina, rápidamente le orientarán dónde puede encontrarla, porque todos la conocen y siguen, no porque los quiera gobernar, sino por la pasión con que asume cada acción a favor de la
colectividad.

Bella mujer, de personalidad volcánica, arrastra a sus vecinos al cumplimiento de importantes faenas  que les benefician, como la creación de 38 patios de la familia, del medio centenar existente en ese lugar, donde siembran hortalizas, viandas, vegetales y frutales para el consumo del hogar.

Resulta satisfactorio despertar en la mañana y saber que en su huerto tiene mucho de lo necesario para la alimentación del día, además de la garantía del puré de tomate y la pulpa de mango, que se confeccionan en  casa, asegura.

La realización de encurtidos de vegetales puede acompañar las comidas, mientras en los patios también se siembran flores que embellecen  y sirven para la venta, con lo cual mejora la economía de amas de casas, muchas de ellas de la tercera edad, dice con alegría.

María Cristina Díaz Montalbán, orgullosamente bodeguera  desde hace 36 años, es  delegada al X Congreso de la Federación de Mujeres Cubanas (FMC), secretaria de los bloques 47 y 48, y, además,  atiende el Consejo Popular Sabino Hernández, por la organización femenina.

La idea de los patios familiares nace de la agricultura urbana de la mano de Horistela Chávez, presidenta del Consejo Popular, con el empuje de la FMC  y el apoyo de Sergio Rodríguez, director del cercano Instituto Nacional de Investigaciones de Viandas Tropicales, asevera.

María Cristina Díaz Montalbán, bodeguera  desde hace 36 años, es  delegada al X Congreso de la Federación de Mujeres Cubanas (FMC), secretaria de los bloques 47 y 48, y, además,  atiende por la FMC el Consejo Popular Sabino Hernández, en entrevista con la Agencia Cubana de Noticias (ACN) en la provincia Villa Clara, Cuba, 4 de marzo de 2019.

De presencia impecable, María Cristina siente gran satisfacción por su quehacer en el comercio desde que era muy joven, entonces quería ser peluquera estilista pero no lo pudo estudiar, aptitudes que aún se observan en su cuidado personal.

Vivo en el campo, pero eso no quiere decir que debo estar mal arreglada- afirma-, a mi tienda mixta la unidad El Diamante, voy en tacones y lo mismo despacho alcohol que vendo una blusa, porque amo lo que hago y es preciso elevar el prestigio del sector, dañado por
algunos.

María Cristina forma parte de la delegación, que por la esfera del Comercio en el territorio villaclareño asistirá al XXI Congreso de la CTC, está convencida de que muchas cosas se pueden hacer mejor y no se sienta a esperar a que otros lo realicen.

Madre de dos hijos, uno ingeniero informático, la otra, estomatóloga; da gracias a la Revolución todos los días por la gran oportunidad que tienen los jóvenes para su realización personal, no
importa donde hayan nacido ni la condición económica de sus padres.

Secretaria de núcleo del Partido, muchos se preguntan cómo tiene tiempo para tanto quehacer, ahora cuenta mucho más con el apoyo de su esposo, jubilado del Ministerio del Interior, pero siempre supo sacar espacio para cada labor.

María Cristina Díaz Montalbán, bodeguera  desde hace 36 años, es  delegada al X Congreso de la Federación de Mujeres Cubanas (FMC), secretaria de los bloques 47 y 48, y, además,  atiende por la FMC el Consejo Popular Sabino Hernández, en entrevista con la Agencia Cubana de Noticias (ACN) en la provincia Villa Clara, Cuba, 4 de marzo de 2019.

Líder nata desde pequeña, condición reconocida por sus maestros desde la enseñanza primaria, fue estrella de carnaval en su lugar de residencia y secretaria de delegación de la FMC desde los 14 años, dueña de  fortaleza espiritual, confiesa que desconoce los imposibles.

Con satisfacción habla de la higiene reinante en su comunidad, ubicada en el municipio de Santo Domingo, donde no existe basura en las calles, ni nadie padeció de las enfermedades trasmitidas por el mosquito Aedes aegypti, en lo que también tiene participación.

Confirma que por la Revolución todo, y le brillan los ojos cuando se pregunta quién sería capaz de negar algo a una mujer, cuando se trata de acciones a favor de la mayoría. Confía mucho en el futuro y sobre todo en la situación de las féminas en Cuba, cuando ve a las  jóvenes en  la delegación al X Congreso, las cuales se suben a una combinada,  otras médicas, abogadas, técnicas, es decir, el porvenir está en buenas manos, tanto de mujeres como de  hombres.

De edad impredecible, María Cristina tiene una fuerza telúrica apoyada en el ejemplo, por lo que sus vecinos la siguen, sin que los quiera gobernar, parafraseando la popular  guaracha de Ñico Saquito.