La Habana, Domingo 20 de Octubre de 2019 10:02 am

Quintincito, un electricista de alto voltaje

Compartir :
Tamaño letra:

Quintín León Valdés, trabajador de la Empresa Eléctrica de Ciego de Ávila

   Me enorgullece lo que hago. Tengo la dicha de ser una persona que es feliz en su puesto de labor, dijo sin titubear Quintín León Valdés, trabajador de la Empresa Eléctrica de Ciego de Ávila.
   Este hombre, jefe de brigada en la Unidad Empresarial de Base en el municipio de Majagua, resulta uno de los eléctricos que sobresalen en la provincia avileña por sus resultados en esa riesgosa profesión.
   En marzo de 2002 me incorporé en esta entidad como lector-cobrador, pero a los tres años de ejercerlo dieron la posibilidad de pasar un curso de liniero C, no lo pensé dos veces, matriculé y al final recibí la calificación. Fue entonces que comencé una de las experiencias más lindas que he vivido, manifiesta Quintincito, como lo conocen sus compañeros de trabajo y amistades.
   “En este tipo de faena la superación es necesaria, no solo por el encargo que se cumple en la sociedad, sino también porque permite cuidarse la vida y la de los demás, motivos suficientes para estar en cuanto curso convoquen en la empresa”.
    El interés, más la disciplina, solidaridad y responsabilidad que lo caracterizan, posibilitaron que él se graduara de liniero B y A; y más tarde alcanzara el cargo de jefe de brigada, desempeño que realiza muy bien porque el pequeño colectivo que dirige es uno de los más destacados en Ciego de Ávila y uno de los primeros en ser convocado cuando surgen contingencias de todo tipo.
   Es necesario que cualquier profesional que trabaje en el sector de la electricidad conozca las normas de seguridad vigentes, su cumplimiento debe primar por encima de todo y estar presente tanto en la formación como en el día a día práctico del técnico, comenta este majagüense, que estuvo muy vinculado al programa denominado Revolución Energética, liderado por el Comandante en Jefe Fidel Castro.
   El electricista no trabaja a la libre voluntad, la corriente es muy peligrosa, por lo que a la hora de resolver los problemas debe ser de una manera organizada, coordinada con el puesto de mando y supervisada por el técnico de operaciones teniendo en cuenta lo establecido para no lamentar accidentes, refiere el entrevistado,  de 36 años de edad.
   Mi filosofía siempre ha sido trabajar con calidad y como le doy a la misión de los eléctricos la importancia que merece, todo sale bien. Satisface mucho saber que tu aporte es reconocido, no solo cuando ocurren huracanes u otros eventos meteorológicos, sino también en todos los programas de desarrollo económico que lleva adelante el país, señala          Quintín, quien ha estado en todas las provincias del país brindando su aporte cuando ha sido necesario  tras el paso de algún ciclón.
   “Duele mucho ver el destrozo causado por esos eventos en las viviendas, instalaciones sociales, redes eléctricas y telefónicas, pero también satisface la gratitud de familias sumamente humildes, que se quitan hasta lo que no tienen para ofrecérselo a quienes damos la mano solidaria, esas imágenes jamás se borran”.
   Quizás este 14 de enero Quintincito y su brigada estén involucrados en la solución de alguna emergencia en Majagua, sin importar que hoy se celebra en Cuba el Día del Trabajador Eléctrico, fecha en que generalmente se dedica a reconocer a los mejores, que de seguro, en esa lista estará el nombre de este electricista, a no dudarlo, de alto voltaje.