La Habana, Sábado 21 de Septiembre de 2019 01:07 pm

La doctora avileña Belkys, una fuerza inspiradora (+ Fotos)

Compartir :
Tamaño letra:

0114-doctora-belkis1.jpg

     “Mucha satisfacción siento cuando un joven de 18 años me dice: mi doctora, mi doctora; y es que esa persona ha sido paciente desde que estaba en el vientre materno, luego en la atención prenatal, como lactante, preescolar y hoy casi adulto”, comenta la galena avileña Belkys Díaz Fernández.
       Con 21 años de graduada como especialista en Medicina General Integral, la también máster en Longevidad Satisfactoria y con categoría de profesora asistente de pre y posgrado, lleva cerca de dos décadas trabajando en el consultorio médico número 40, perteneciente al policlínico Norte, en el municipio de Ciego de Ávila.

0114-doctora-belkis2.jpg
     Allí, en un área de siete manzanas, comparte amor y profesionalidad con una población de 980 pacientes, en un espacio céntrico donde respiras disposición, conocimientos, habilidades y buen juicio para promover y restablecer la salud, prevenir y proteger de las enfermedades, mantener y mejorar el bienestar de los ciudadanos.
      La Revolución permitió que cumpliera su sueño la hija del mecánico de una Cooperativa de Producción Agropecuaria en el municipio de Baraguá y de una ama de casa, pues, con apenas tres o cuatro años, decía que iba a ser enfermera, siempre relacionada con el complejo y hermoso campo de la salud.
      “Mi familia estaba compuesta por mis padres y dos hermanas, las que, para mayor orgullo, también son especialistas en Medicina General Integral. De la hermana mayor aprendí el amor por la medicina, pues como es cinco años mayor que yo, cuando ella estudiaba la carrera, yo leía sus libros”, explica.
      Belkys soñaba con ser pediatra, sin embargo, un tanto obligada por las circunstancias del país y por su disciplina, inició la especialidad de Medicina General Integral en 1999; luego de tres años se gradúa y florece en ella un cariño en aumento por la atención primaria.
       Sacrificada, exigente, laboriosa, cuidadosa… son adjetivos que le han acompañado en dos décadas al frente del Consultorio, donde, además, perdió todo sentido del horario de trabajo. Cualquier paciente puede acercársele y se atiende, no por obligación, sino por amor.
       El ajetreo constante de un médico, en medio de carencias y pacientes con todo tipo de personalidad, hace ver en ocasiones a un profesional cansado, pero el bueno, formado desde la concepción humanista, nunca pierde el buen trato, aprende a ser poco irritable y actúa con mucha dignidad.  ¡Así es Belkys!

0114-doctora-belkis3.jpg
       Fuera (y a veces dentro) del escenario de recetas, cuño, buró, esfigmomanómetro… está la inteligente y hermosa Nailén, única hija de la doctora avileña, con 14 años edad, y su esposo Nelson, a quienes dedica tiempo con una inexplicable simbiosis.
       “Soy sumamente casera, me gusta estudiar, realizar las labores hogareñas, superarme a través de la lectura y la televisión, compartir en un lugar tranquilo, en ambiente privado, reposado, familiar…”, agrega la galena de 45 años de edad.
       ¿Ha cumplido misión internacionalista? Es una pregunta algo cliché para un médico cubano, sin embargo, esta vez no lo fue. Belkys no ha cumplido encargos fuera de la patria por cuidar de su hija y esposo, por no separarse de los pacientes, en su mayoría envejecidos.
      El amor a la familia y estar a tiempo completo junto a ella son otros atributos que la identifican. En tantos años de quehacer profesional, nunca ha tenido en su área de salud  mortalidad infantil, desarrolla un excelente trabajo con los adolescentes y la mayoría de los adultos mayores que fallecen están cerca de los 78 años, la esperanza de vida de la provincia y la nación.

0114-doctora-belkis4.jpg
       La integralidad, ese medidor difícil y poco común, invade la existencia de esta avileña alejada de las tecnologías, que gusta de los juegos de conocimientos, prefiere los libros, artículos científicos, los programas informativos, la playa…; y si desde hace días disfruta de un auto Kia Picanto, otorgado como estímulo y reconocimiento a su dedicación, es por ser íntegra.
       Pude constatar que vive en un mundo de papeles en el que juega un rol importantísimo, que demanda horas en las consultas, horas para actualizar documentos, joyas patrimoniales de la atención primaria en Ciego de Ávila y una vida entera para la superación.
       No hay lugar para las dudas allí donde todo es una certeza: la doctora avileña Belkys Díaz Fernández es una fuerza inspiradora.