La Habana, Lunes 21 de Enero de 2019 11:38 pm

Alexei: dirigente, pero primero guajiro

Compartir :
Tamaño letra:

Alexei Hernández Fillor, Delegado de la Agricultura en el municipio camagüeyano Guáimaro

 Desde niño, el camagüeyano Alexei Hernández Fillor sabía que lo suyo eran las tareas del campo, sin embargo, tal vez sus aspiraciones aún no llegaban tan lejos como para imaginarse que con solo 32 años sería el Delegado del Ministerio de la Agricultura más joven del país, en este caso al frente del sector en el municipio Guáimaro, de la provincia de Camagüey.
   Natural de la comunidad de Yamagual, en esa demarcación municipal --la cual ocupa uno de los territorios ganaderos más importantes de la nación--, comenzó su carrera como dirigente siendo presidente de la Federación de Estudiantes de la Enseñanza Media  en esa demarcación, y posteriormente como miembro de la Unión de Jóvenes Comunistas.
  Llegada la hora, se graduó exitosamente como Técnico Agropecuario Integral, carrera en la cual recibió como materias principales veterinaria y  agronomía, lo cual, asegura, le dio los principales conocimientos para desempeñarse mejor en el ramo.
   Yo empecé a trabajar como administrador en la Cooperativa de Crédito y Servicios Pepito Tey, la más grande que tiene el municipio, con excelentes resultados, y donde aprendí mucho de lo que hoy sé. Fue ahí donde recibí una llamada para una entrevista, en víspera de asumir el cargo de Delegado de la agricultura en el municipio, comentó.
   Según rememora, justo a los 15 días de aquel encuentro, el 21 de diciembre de 2015, ya estaba al frente de la esfera agropecuaria en Guáimaro, una tarea en la cual se le puede ver a caballo finca a finca, terreno a terreno, incluso en días festivos: soy hijo  de guajiros y me considero como tal, asevera orgulloso de sus raíces.
    Entre sus trabajadores es muy querido y respetado a pesar de su corta edad, aun cuando en sus inicios algunos de los más experimentados en el campo dudaron de su capacidad. Actualmente son muchos los que acuden a sus consejos.
   Yo jamás me creo superior por ser dirigente, y siempre trato de atender a todo el mundo por igual, aun cuando eso atenta contra el tiempo que le pueda dedicar a mi familia, pero esa es una responsabilidad que asumí y tengo que sostenerla con honor hasta el día que sea necesario, comentó con la sencillez que le caracteriza.
   Al preguntarle si significa un reto estar al frente de unos de los sectores más complejos en uno de los municipios más extensos de la llanura camagüeyana, comenta con la serenidad que siempre le acompaña, que si en momentos más difíciles para el país se pudieron  alcanzar metas grandes, ahora que la tecnología es más asequible  no hay  tarea imposible.
       Necesitamos asumir la tecnología para incrementar los resultados, es ineludible transformar la mentalidad del campesino, y por eso trabajamos tan fuerte en el tema de la capacitación para mejorar su propia labor, aseveró.
   Sobre ese tema agradeció la constante ayuda que desde la provincia le asegura la Delegación de la Agricultura, incluso con acciones de capacitación con especialistas nacionales para tópicos sobre el sistema de acuartonamiento y los procesos de siembra de la comida para la masa ganadera
   Alexei reconoce que el giro agropecuario resulta muy complejo porque parte de muchas cosas, en especial de la tecnología y del conocimiento, pero afirma que por encima de todo se precisa de mucha voluntad.
   Y es exactamente la voluntad lo que no le falta a este joven “guajiro” camagüeyano, quien siempre afirma que tratará de cumplir cada tarea encomendada con la mayor disciplina, pues bien en claro lleva que directamente de su labor bien hecha, depende que la Isla alcance, de a poco, los índices de autoabastecimiento alimentario.