La Habana, Viernes 22 de Noviembre de 2019 06:27 pm

 ACN Hoy  Reforma Constitucional  Más que médicos Bloqueo                           Otros sitios de ACN    Fotografia          Radio

 

Galeno cubano desmiente la acusación de esclavitud hacia médicos

Compartir :
Tamaño letra:

 

0626-Enmanuel Vigil Fonseca-15.jpg

 

La Habana, 26 jun (ACN) En entrevista concedida a BBC, el doctor cubano Enmanuel Vigil Fonseca, colaborador de misiones internacionalistas, desmintió la acusación de «esclavitud» de la que han sido objeto los médicos en la Isla.

Durante su visita al Reino Unido por invitación del Comité de Solidaridad con Cuba —y con el apoyo de la Embajada cubana en Londres— Fonseca compartió sus experiencias como médico voluntario alrededor del mundo.

Destaca hoy el diario Juventud Rebelde que Enmanuel Vigil Fonseca ha trabajado en África (combatiendo el ébola), en Ecuador, Haití y Perú durante desastres humanitarios, como integrante de la Brigada Henry Reeve, para acudir a los lugares donde se requería de la atención médica de emergencia, además de trabajar durante cuatro años en Venezuela como parte de las misiones médicas en ese país.

Para el colaborador resulta indignante la acusación de Cuban Prisoners Defenders a varios funcionarios cubanos frente a la Corte Penal Internacional y la denuncia que les hicieran sobre los médicos que integran los programas internacionalistas como «víctimas de crímenes de lesa humanidad por la trata de personas».

La respuesta de este galeno es contundente: «Toda misión internacionalista en Cuba es voluntaria. Son convenios entre Gobiernos, por lo que cada colaborador sabe que recibe una parte de la ganancia monetaria y el resto ingresa al Sistema Nacional de Salud, con el Estado».

En tal sentido, no resulta desconocido que el envío de médicos a otras naciones representa para Cuba una importante fuente de ingresos económicos, dice el medio británico.

Antes de que finalizara la misión de los médicos en Brasil, fue precisamente este punto el que Jair Bolsonaro utilizó para catalogar la labor realizada por los clínicos cubanos como «trabajo de esclavo».

Sin embargo, reafirmó Vigil Fonseca, desde el mandato de Dilma Rousseff, ya se había asentado el acuerdo de solidaridad entre ambos países, no solo en Brasil, sino en cada misión internacionalista, la persona sabe la cantidad exacta de dinero que va a obtener por su desempeño, y puede aceptar o no.

La realidad apunta a que lejos de disminuir la colaboración con países necesitados de asistencia médica, las cifras alcanzan los 30 mil trabajadores de la Salud que laboran actualmente en 67  países.