La Habana, Martes 20 de Noviembre de 2018 09:36 am

Conservación del patrimonio cultural en Proyecto de Constitución

Compartir :
Tamaño letra:

1107-consti.jpg

Camagüey, 7 nov (ACN) Para Claudia Felipe Torres, Presidenta de la filial cubana del Consejo Internacional de Monumentos y Sitios (ICOMOS por sus siglas en inglés) en Cuba, el término conservación del patrimonio cultural, debe mantenerse en el Proyecto de Constitución, tal como aparece en la Carta Magna vigente.
En declaraciones a la Agencia Cubana de Noticias reseñó que sobre este tema se suscitó un debate en la Asamblea Nacional, donde se discutía la pertinencia de utilizar en lugar de conservación, la palabra salvaguarda, algo que le parece inexacto porque ese término se emplea en el ámbito del patrimonio inmaterial, con sus características intrínsecas.
La actual Ley de Leyes, en el Capítulo V sobre Educación y Cultura en su artículo 39, inciso ch, punto 5, refrenda que el Estado defiende la identidad de la cultura cubana y vela por la conservación del patrimonio cultural y la riqueza artística e histórica de la nación.
Mientras el Proyecto de Constitución propone en el Título V sobre Principios de la política Educacional, Científica y Cultural, artículo 95, inciso j, que el Estado defiende la identidad y la cultura cubanas, vela por la riqueza artística, patrimonial e histórica de la nación y por su salvaguarda.
Argumentó la Profesora Titular de la Facultad de Artes y Letras de la Universidad de La Habana, que a diferencia de la idea que supone la conservación del patrimonio como una suerte de estancamiento en el cuidado de esos valores, las más recientes tendencias patrimoniales se refieren al término como el cuidado de los valores culturales que un bien ostenta, sin congelar ese bien en su desarrollo.
Es posible, agregó, considerar nuevos usos mientras sean compatibles con el espíritu del edificio, del inmueble o del conjunto urbano, y por otro lado la palabra conservación supone una fuerza, es un instrumento para preservar esos valores que hoy recibimos, de los cuales somos depositarios y custodios, pero también con la responsabilidad y el deber de legar a las futuras generaciones.
La también doctora en Gestión y Conservación del Patrimonio, insistió en que los términos tienen una historia, un fundamento, tienen relaciones y se van actualizando, de hecho, dijo, en el proyecto constitucional se mantiene la palabra conservación en el ámbito del patrimonio natural y eso no supone fosilizar ese patrimonio, sino todo lo contrario.
En los debates que promueve este tema, indicó la percepción de que existe una responsabilidad de carácter social, moral, y de cuidado del patrimonio, también como un recurso del Estado con vistas a su explotación, por ejemplo turística, más allá de las señas identitarias que son básicas para mantener el patrimonio cultural cubano.
Los miembros de ICOMOS, y los profesionales de esa área del conocimiento han expuesto en sus comunidades y centros laborales esas reflexiones y han constatado una comprensión al respecto, pues la gente lo entiende y da muestras de aprobación, lo cual les parece importante ya que el patrimonio en buena medida nos define como país y hay que cuidarlo, dijo.
En su más reciente visita a Camagüey Claudia Felipe Torres, también miembro de la Comisión Nacional de Monumentos, reflexionó sobre estas cuestiones al participar en el VI Seminario Nacional del grupo de trabajo de Documentación y Conservación de edificios, sitios y barrios del Movimiento Moderno (DOCOMOMO).