La Habana, Miércoles 19 de Septiembre de 2018 07:15 am

Economistas centran su interés en aspectos políticos del Proyecto de Constitución

Compartir :
Tamaño letra:

0911-Asociacion-Nacional-de-economistas-y-contadores-de-Cuba-ANEC.jpg

 Guantánamo, 11 sep (ACN) Los miembros de la Asociación Nacional de Economistas y Contadores de Cuba (ANEC) en la oriental provincia de Guantánamo centran gran parte de sus intervenciones en los fundamentos políticos del Proyecto de Constitución de la República de Cuba, sometido a debate popular desde el pasado 13 de agosto.
    “Muchas propuestas en las secciones de base, que han discutido ese importante documento, mencionaron el Artículo 1 (Principios fundamentales de la Nación)”, precisó hoy  a la ACN el licenciado Fernando González López, presidente de esa organización social profesional, que en el territorio agrupa a más de tres mil miembros.
    El entrevistado reflexionó que dicho acápite subraya los principios fundamentales de la nación, y entre ellos cita “el bienestar y la prosperidad individual y colectiva”.   
   “Los economistas guantanameros, al igual que los del resto del país, respaldan la sentencia leninista que califica a la política como la expresión concentrada de la economía y la relación indisoluble entre ambas”, recalcó González López.
   Ejemplificó que por tal razón, la salud, la educación, el deporte gratuitos, y otros privilegios que disfrutamos los cubanos se sustentan en los frutos de una  economía planificada y de una equitativa distribución de la riqueza, la cual es resultado de una decisión política, la del Estado Cubano.  
     Añadió que en las reuniones de las secciones de base de la ANEC en las direcciones de Trabajo y de Planificación, y la Empresa Cubana del Pan, las propuestas de modificación y adiciones, han girado en torno a ese tema, y también al de los fundamentos económicos.
    Entre estos últimos han constituido inmensa mayoría los que respaldan  la preeminencia de la propiedad estatal sobre las demás formas (cooperativa, mixta, privada y personal), y los que coinciden en la necesidad (artículo 22) de regular la concentración de la propiedad de personas naturales o jurídicas no estatales.
    Esa regulación está en consonancia, explicó por último el economista, “con la preservación de los límites compatibles con los valores socialistas de equidad y justicia social”.de más de 500 años.