Mucha salud para nuestra gente y también para la economía cubana en 2022

0103-economía-cubana.png

La Habana, 3 ene (ACN) Quizás nunca antes, en ocasión del advenimiento de un nuevo año, el desear ante todo mucha salud había proliferado con tanta fuerza y conocimiento de causa en los mensajes de felicitaciones, llamadas telefónicas y saludos entre familiares, amigos, vecinos, compañeros de trabajo o de estudio, en las redes sociales, en fin, a nivel de sociedad.

Las angustias, sufrimientos y retos que nos dejó el 2021 por el impacto de la epidemia y de las tantas zancadillas del imperio contra Cuba se resumían o iban intrínsecas en esas expresiones, en las cuales también muchos compatriotas manifestaban su esperanza de que en el 2022 la situación mejore a partir de que haya más comida, bienes y servicios, los precios no estén por las nubes y de que se avance en la solución de múltiples problemas a nivel de país y del barrio.

El III Pleno del Comité Central del Partido, la VIII sesión ordinaria de la Asamblea Nacional del Poder Popular y en particular las recientes intervenciones del Presidente cubano Miguel Díaz-Canel y de otros altos dirigentes definieron claramente para este año los objetivos y desafíos, incluyendo sus montos o costos monetarios, recogidos en el Plan de la Economía y Ley del Presupuesto del Estado, en aras del desarrollo de la Isla.

Sin dejar de reconocer que persistirán el recrudecido bloqueo de EE.UU. y los efectos de la crisis económica mundial producida por la COVID-19, con la amenaza de la nueva cepa, la gradual recuperación económica de la nación estará en el centro de los esfuerzos y realizaciones, y como principal reto a resolver la elevada inflación, además de incrementar la producción local de bienes y servicios, en especial de alimentos.

Antes del 15 de febrero transcurrirá la desagregación y programación mensual de los ingresos y gastos aprobados a todos los niveles y estructuras incluidas las entidades empresariales, unidades presupuestadas y las asambleas municipales del Poder Popular, por lo cual ahora en enero se precisará a punta de lápiz lo que habrá que priorizar en cada lugar, el dinero con que se cuenta y el que habrá que captar o ingresar para reducir el alto déficit presupuestario.

En los presupuestos de los municipios y las provincias se concentra la materialización de los servicios y programa sociales, de ahí la importancia de fortalecerlos, de que ganen en mayor autonomía, reflejen las particularidades de su territorio y sean participativos; y por eso se requiere una certera gestión y control por las autoridades competentes en aras del uso más racional de los recursos sin exceder los niveles de gastos y que se empleen en los destinos previstos.

Por ser donde se concretan los programas del Estado, los financiamientos locales estarán en función de la Asistencia Social para atender las situaciones de vulnerabilidad, las prestaciones monetarias y en especies a unas 363 mil personas y 183 mil núcleos, previendo la continuidad de la ayuda económica a los asistenciados y a adultos mayores con pensiones mínimas, que viven solos y no cuentan con el apoyo familiar.

Para la transformación de nuestros barrios y comunidades, que contempla la conservación y mantenimiento de edificios y ciudadelas, la construcción de nuevas viviendas, la reparación de viales, redes hidráulicas e instalaciones de servicios como los consultorios médicos y bodegas, se proyectan 2 mil 278 millones de pesos, según informó ante el Parlamento cubano Meisi Bolaños, ministra de Finanzas y Precios.

A su vez desde los presupuestos locales se respalda financieramente la atención de las necesidades habitacionales de madres con tres o más hijos menores de edad, medida de continuidad como parte de la política para la atención al comportamiento de la dinámica demográfica del país.

En la Actividad Presupuestada se planifican gastos por 224 mil 580 millones de pesos, que representan el 73% de los gastos totales, destinándose a los de salud, educación, asistencia y seguridad social el 69%.

Como parte de las inversiones y de las transferencias de capital, se priorizará la construcción de viviendas estatales, la transformación de la matriz energética y mejorar su infraestructura, los programas de desarrollo hidráulico, obras de infraestructura en la Zona de Desarrollo Mariel y el turismo, y planes de desarrollo agropecuario financiados por el presupuesto estatal.

En correspondencia con esas y otras cifras, el Presupuesto del Estado para el 2022 proyecta un déficit fiscal de 75 mil 827 millones 400 mil pesos, necesario reducir porque es alto e impacta desfavorablemente en la inflación por la que transitamos y en los equilibrios macroeconómicos del país.

Por otra parte, en la proyección de los ingresos se consideran los aportes de todos los sectores incluyendo los nuevos actores, en un escenario en que se recuperan niveles de actividad y en el que resultan importantes los avances en la implementación de la Tarea Ordenamiento.

Asimismo no por gusto en este año se reducen las transferencias al sector empresarial, el cual deberá acudir a todas las reservas de eficiencia y a las medidas aprobadas para su perfeccionamiento, al igual que las Mipymes, las cooperativas de producción no cooperada, los trabajadores por cuenta propia y demás figuras, es decir, el sector no estatal.

Por tanto, y en honor a la verdad, además de desear mucho bienestar a nuestra gente, luchemos por que la buena salud sea extensiva a la economía, que cerró el 2021 con un 2% de crecimiento del Producto Interno Bruto pero que si nos lo proponemos y trabajamos con creatividad, consagración, innovación y sentido del deber podemos lograr duplique ese indicador, para bien de todos los cubanos.

Escribir un comentario

No se admiten ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
Nos reservamos el derecho de no publicar los comentario que incumplan con las normas de este sitio

Código de seguridad
Refescar