Nuevos actores económicos en Cuba, una apuesta por el desarrollo

 

1122-actores-económicos.jpg

Mucho se habla por estos días de los nuevos actores económicos que surgen en Cuba, las micro, pequeñas y medianas empresas (Mipymes) y las cooperativas no agropecuarias, las cuales forman parte del amplio proceso de transformaciones en marcha que persigue un mayor desarrollo de la nación antillana para los próximos años.

A dos meses de iniciada esta nueva actividad económica, crece el interés de la población por integrarse a tales formas de trabajo, las cuales tienen diversas ventajas tanto para el ámbito estatal como en el no estatal, y ejemplo de ello es la autorización hasta la fecha en el país de un total de 586 empresas privadas, 15 estatales y 14 cooperativas, que suman 615 los citados nuevos actores en el país.

Según datos dados a conocer por el Ministerio de Economía y Planificación (MEP), más del 40 por ciento de ellos son emprendimientos de reciente creación, una muestra también de las posibilidades que ofrecen en el escenario actual en cuanto a las actividades y servicios que promueven, así como el aumento de las oportunidades de empleo, estimadas en nueve mil 513.

El 57 por ciento de esos actores económicos autorizados provienen de reconversiones de negocios y otros se constituyen a partir de proyectos de desarrollo local, y ahora aprovechan el amplio horizonte de las nuevas empresas en busca de mayores aportes a la economía particular y de las localidades donde están enclavados.

Camagüey, la provincia de mayor extensión superficial de Cuba, cuenta con 26 mipymes aprobadas, de ellas 25 privadas y una estatal (Proyecto Corte Ecológico y Trabajos Subacuáticos del municipio de Nuevitas, conocido como Ceta), y 15 nuevos emprendimientos.

Las 26 empresas camagüeyanas, de las cuales 10 ya fueron constituidas ante notarías y el Registro Mercantil, generarán mil 112 puestos de trabajo.

Algunas de ellas destacan por su impacto nacional, como Ceta (antes un proyecto de desarrollo local); Renova, enfocada hacia el fomento de la energía renovable; y Emjerci, en la línea de la reparación de ejes y cigüeñales.

Lea aquí: Más de 500 nuevos actores económicos en Cuba hasta inicios de noviembre

Las demás empresas están vinculadas a la producción de alimentos, la fabricación de objetos de plástico, el reciclaje, servicios de construcción, a las actividades de programación informática, la obtención de perfumes, tratamientos capilares, higiene y maquillaje; y la confección de prendas de vestir.

Emprendedores agramontinos opinan que en estas entidades ven la solución de muchos problemas que hoy enfrenta la isla, pues generan encadenamientos productivos, empleos y suelen ser muy eficientes.

Consideran sus miembros, además, que constituye un gran paso del Gobierno cubano, ya que las Mipymes son fuentes de crecimiento económico en varios sentidos, algunas se basan en la economía circular, una modalidad aplicada en el mundo que trae beneficios para quienes las integran y para el Estado.

De acuerdo a las convocatorias hechas por el MEP esta extensa región posee grandes potencialidades para seguir incorporando micro, pequeñas y medianas empresas o cooperativas no agropecuarias en producción de alimentos, servicios informáticos, de construcción y de transporte.

En el territorio están en proceso otras 17 mipymes, a partir de las solicitudes efectuadas.

A pesar de los avances del proceso de transformación de los actores económicos en Cuba, refrendado en los decretos-leyes 44, 45, 46, 47, 48 y 49, puestos en vigor en el 2021, y un grupo de resoluciones ministeriales, se precisa ofrecer más prioridad a la preparación y capacitación de directivos, empresarios, a la población en general.

Estos mecanismos son fundamentales y por ello adquieren una gran importancia en el contexto actual, cuando la nación antillana realiza grandes cambios en su economía, de ahí que los ejecutivos de las empresas estén llamados a potenciar e incorporar los servicios de consultoría.

Es por tanto una prioridad en lo adelante dar una mejor orientación a las personas sobre cómo proceder ante el interés de conformar una Mipyme o cooperativa no agropecuaria, por la gran relevancia que poseen en el contexto económico cubano, de ahí lo imprescindible de apoyar y flexibilizar los trámites que hasta el momento la mayoría se efectúan de manera virtual.

Escribir un comentario

No se admiten ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
Nos reservamos el derecho de no publicar los comentario que incumplan con las normas de este sitio

Código de seguridad
Refescar