Educación en Cuba y el mundo afectada por la COVID-19

 

2808-ministra-educacion.jpg

La Habana, 28 ago (ACN) El nuevo curso escolar comenzará en Cuba cuando la situación epidemiológica lo permita en cada territorio. Después de un recorrido por las provincias del país, Ena Elsa Velázquez Cobiella, ministra de Educación, insistió en que “lo más importante es preservar la vida de educandos y trabajadores”.

En cada intercambio se comprobó que en las instituciones educacionales existan los mecanismos necesarios para cumplir con los protocolos sanitarios. Asimismo, se revisó que el servicio de agua fuera estable y que las construcciones y mantenimientos ejecutados tuvieran calidad.

Según Cobiella, la labor es intensa y detallada: “Contamos con muchos centros provinciales, que de ser necesario, los alumnos iniciarán en sus municipios: IPVCE, Escuelas Pedagógicas, Especiales y de la ETP. Hay que identificar aulas anexas, tutores locales y profesores”, comentó en su cuenta en Twitter.

Aunque la concepción general para el reinicio del curso se ha diseñado por niveles educativos, el Ministerio de Educación (Mined) explicó que lo previsto se concreta a partir de la realidad de cada institución.

Leer más:  

Como consecuencia de la pandemia el proceso docente cubano y mundial enfrenta grandes desafíos. De acuerdo con Unicef, para unos 140 millones de niños y niñas, el primer día de escuela se ha aplazado debido a la enfermedad.

“En el año 2020, las escuelas de todo el mundo estuvieron completamente cerradas durante un promedio de 79 días lectivos. Sin embargo, después de que comenzara la pandemia, las escuelas de 168 millones de estudiantes siguieron cerradas durante prácticamente todo el año. Incluso ahora muchos niños se enfrentan a una situación sin precedentes en la que su educación quedará interrumpida por segundo año consecutivo.

Las consecuencias asociadas al cierre de las escuelas (falta de aprendizaje, ansiedad, dificultades para recibir las vacunas y un mayor riesgo de caer en el abandono escolar, el trabajo infantil y el matrimonio infantil) afectarán a muchos niños, sobre todo a los estudiantes más jóvenes, que se encuentran en las etapas más decisivas del desarrollo”, refiere un informe de la ONG.

En esta etapa de pandemia, la enseñanza educacional en Cuba se mantuvo gracias a diferentes variantes como la transmisión de teleclases mediante la televisión nacional y los cursos habilitados en plataformas digitales para las universidades.

Aunque Cuba es un país limitado tecnológicamente debido al bloqueo de Estados Unidos, estas alternativas rindieron frutos y con el apoyo de las familias y profesores en las comunidades y escuelas se pudo avanzar en el diseño previsto por el Mined.

Leer más:  

Con respecto a esto, la Unicef señala que la educación a distancia significa un reto mundial por los diversos contextos que atraviesan las naciones. Esta organización pide a los gobiernos conformar programas específicos que faciliten el regreso de los estudiantes a las escuelas, así como el acceso a servicios que les permitan satisfacer sus necesidades en materia de educación, salud y bienestar psicosocial.

También, insiste en la urgencia de las clases de recuperación para ayudar a los docentes a ponerse al día con el aprendizaje perdido. Por otra parte, incita a crear estrategias educativas y tecnológicas para auxiliar a los maestros en este nuevo contexto donde la realidad de los estudiantes está matizada por los impactos de la COVID-19.
 

Escribir un comentario

No se admiten ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
Nos reservamos el derecho de no publicar los comentario que incumplan con las normas de este sitio


Código de seguridad
Refescar