Cuidar de la COVID-19 a niños y embarazadas (+ Fotos e Infografía)

 

0729-embarazas2.JPG

Resultan alarmantes las cifras de contagios por la COVID-19 emitidas cada día por el Ministerio de Salud Pública (Minsap), pero dos de los datos que más angustia causan, sin dudas, son la cantidad de embarazadas y pacientes menores de 18 años reportados, algunos de ellos en estado grave o crítico.

Ante tal escenario epidemiológico cabe recordar que la responsabilidad individual es la mejor cura ante el virus SARS-CoV-2, pero el alza en estos grupos poblacionales demuestra la imperiosa necesidad del esfuerzo individual y colectivo para proteger a estas personas que se infectan casi siempre a través de sus contactos o al incurrir en conductas de riesgo innecesarias.

Un peligro real

Resulta obligatorio explicar dónde está el verdadero peligro para estas personas en aras de disminuir las posibilidades de propagación y evitar una situación que mantiene a decenas de menores artemiseños ingresados en centros médicos, a veces incluso con solo días de nacidos, informó a la Agencia Cubana de Noticias Yilian Barrios Rodríguez, asesora del Programa Materno-Infantil (Pami) de la dirección provincial de Salud Pública.

La doctora refirió que existen muchos casos en el territorio, donde pese a los extremos cuidados de la familia se produce la transmisión del virus, y se constata una cantidad equivalente donde la imprudencia, basada en una falsa sensación de seguridad, constituye la causa de la infección.

En este sentido, comentó, todavía son muchos los pequeños que juegan en las calles, los jóvenes reunidos en espacios públicos, usando incorrectamente el nasobuco en la mayoría de los casos; las salidas del hogar o la visita de personas ajenas para conocer a los recién nacidos, una realidad que se debe seguir corrigiendo mediante el llamado de atención a quien corresponda o la aplicación de multas de no solucionarse por esa vía.

0729-embarazas1.jpg

Por otro lado, a las embarazadas se les puede encontrar en las colas para la compra de alimentos y productos o en visitas innecesarias por el simple hecho de socializar, que si bien resulta del extendido aislamiento social, las pone en gran riesgo, pues los contagios podrían llevar al parto pretérmino, el bajo peso al nacer o el desarrollo de otras patologías médicas en detrimento de la salud de la madre y el bebé, añadió Barrios Rodríguez.

Evitar esas situaciones y cumplir con las medidas sanitarias indicadas contribuirían en gran medida a evitar la infección y la incertidumbre que se vive cada vez que uno de ellos contrae la enfermedad, aseguró Aliset Morales que hoy se siente más impulsada a proteger a su pequeño de cinco años tras los días de angustia en espera de un PCR negativo.

Ante tal circunstancia te asalta el temor de haber cometido algún error que pudiera perjudicarlos, e incluso acabar con sus vidas, relató la alquizareña que se afana en entretener a Robincito dentro de casa hasta que el exterior sea seguro y cuya familia se cuida cada vez que abandona el hogar, por el bien de todos.
Niños, embarazadas y COVID-19 en Artemisa

Desde el inicio de la pandemia en marzo de 2020 y hasta este tercer rebrote la provincia ha acumulado un número importante de pacientes positivos a la COVID-19 en estos grupos poblaciones, incluidos casos fatales que han puesto en alerta a las autoridades, explicó a la ACN el doctor Pedro Alberto Beltrán Bencomo, jefe provincial del Pami.

Suman ya 88 gestantes contagiadas, 80 solo en lo que va de 2021, de ellas 25 en estado grave y dos fallecidas a consecuencia de la enfermedad, y más de mil 60 casos positivos entre los menores de 18 años, precisó el especialista.

Frente a la vulnerabilidad de estas personas, y acorde a los protocolos sanitarios establecidos por el Minsap-subrayó- los médicos que trabajan en las consultas de Infecciones Respiratorias Agudas (IRA) en cada municipio prestan principal atención a las futuras madres, niños y adolescentes que asisten como sospechosos o contactos para su oportuna evaluación.

Consecuentemente, precisó, se crearon capacidades para el aislamiento de estos pacientes, asistiendo a los niños y jóvenes en el Hospital Pediátrico José Ramón Martínez Álvarez, en Guanajay, y la Escuela Interarmas General Antonio Maceo, localizada en Caimito, y remitiendo a los de mayor riesgo hacia instalaciones médicas de La Habana como el Hospital Militar Luis Díaz Soto (Naval) y el Hospital Materno Infantil Ángel Arturo Aballí.

En tanto, las embarazadas se remiten hacia instalaciones de la capital cubana – Naval, Aballí y Hospital Materno Infantil La Fátima -, entidades capacitadas para su tratamiento y se aíslan en el hogar materno de San Antonio de los Baños y la Escuela Interarmas General Antonio Maceo hasta su traslado.

Medidas para evitar riesgos en tierras artemiseñas

A raíz de los primeros casos positivos por SARS-CoV-2, las autoridades de salud en el territorio artemiseño implementaron un grupo de medidas en aras de disminuir el contagio de estos grupos poblacionales sin afectar la atención médica que reciben.

Para ello, informó la doctora Yanelis Amador Borrego, directora provincial de Salud Pública, se estableció un sistema de transportación con las bases municipales de ómnibus para garantizar su traslado y no interrumpir las acciones de salud diferenciadas que reciben pese a la situación epidemiológica local.

En el caso de las embarazadas, se asegura su asistencia a las consultas de seguimiento dentro y fuera del municipio, incluidas las visitas a entidades hospitalarias para la realización de ultrasonidos y otros exámenes, y en el caso de los niños y adolescentes para asistir a los vacunatorios acorde a lo indicado por el programa de vacunación con inmunizaciones en edad infantil y juvenil contra un grupo de enfermedades.

0729-embarazas.jpg

Escribir un comentario

No se admiten ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
Nos reservamos el derecho de no publicar los comentario que incumplan con las normas de este sitio


Código de seguridad
Refescar