COVID-19 y tabaquismo, una relación nada amistosa

0531-covid.jpg

Cienfuegos , 31 may (ACN) La Organización Mundial de la Salud (OMS) confirmó recientemente en su sitio web que entre los fumadores, el riesgo de enfermedad grave y muerte por COVID-19 se incrementa de un 40 a un 50 por ciento, un dato ilustrativo de la poca relación amistosa de esa enfermedad con el mal hábito de fumar.

Además de todas las razones por la cual la OMS tiene catalogado como una mala práctica al tabaquismo, -y al cual dedica cada año el 31 de mayo para combatirlo-, hay otras motivos por la que se debe decir No al Tabaco.

Luego de un brote de coronavirus con 13 positivos en una importante industria de la provincia de Cienfuegos, se asumió que entre las formas asociadas al contagio estaba la proximidad de los operadores en un AREA PARA FUMAR, según refirió a la Agencia Cubana de Noticia Yeranis Zurita, director técnico de la termoeléctrica Carlos Manuel de Céspedes.

Abundó que luego de la merienda los fumadores van a ese local, donde dejan a un lado la mascarilla y permanecen varios minutos envueltos en el aroma de los cigarrillos y en una tertulia sobre los últimos acontecimientos.

Lea aquí: COVID-19 y tabaquismo, una combinación letal

Pero igual, fuera de las entidades, quienes padecen del hábito y están en las calles, bajan el nasobuco para fumar mientras inhalan al medio junto con las volutas del humo los aerosoles que diseminan el virus en dirección a quienes permanecen próximos en colas o parques.

Las autoridades sanitarias cubanas insisten día a día sobre el tabaquismo como uno de los factores de riesgo para enfrentar el SARS-Cov-2, y califican de letal la combinación de ambas enfermedades, por las afectaciones en los pulmones de los pacientes uno de los órganos más atacados por la COVID-19.

Cienfuegos, una provincia pequeña tiene a unas 45 mil personas dispensarizadas como fumadoras, un 10 por ciento de su población.
No obstante, hay otros grupos que no son contabilizados porque fuman a escondidas de padres y tutores como es el caso de adolescentes y jóvenes.

Un estudio desarrollado por especialistas de salud para determinar las “Características del hábito de fumar en los adolescentes del instituto preuniversitario: Frank País, del municipio de Lajas” dio como resultados que el 69 por ciento de los estudiantes fumadores convivían con familias dependientes del tabaco.

También se encuentran los fumadores pasivos tal es el caso de los niños, quienes inhalan el humo de otras personas cercanas en casa, y de lo cual derivan enfermedades pediátricas agudas como el asma.

Si el hábito del tabaco favorece la aparición de 25 tipos de cáncer -de pulmón, bucal, estómago y vejiga, así como otros trastornos-, sería conveniente replantearse la decisión de llevar un cigarrillo a la boca, y esta fecha puede ser un punto de partida para enmendar el mal proceder.

Escribir un comentario

No se admiten ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
Nos reservamos el derecho de no publicar los comentario que incumplan con las normas de este sitio

Código de seguridad
Refescar