Autonomía, innovación y eficiencia territoriales para el desarrollo

 

0318-autonoia.jpg

La Habana, 18 mar (ACN) Los principales documentos rectores de la estrategia de desarrollo en Cuba incluyen como eje fundamental el desarrollo local, posicionando esta esfera como una política pública de importancia estratégica en el país.

La Constitución de la República define en su Artículo 168 que el municipio constituye la unidad política - administrativa primaria y fundamental de la organización nacional, con autonomía y personalidad jurídica propias.

Esta importancia otorgada a las localidades se refrenda además en los Lineamientos de la Política Económica y Social del Partido y la Revolución para el período 2016 - 2021, donde una de las acciones priorizadas es impulsar el desarrollo de los territorios y lograr su sustentabilidad.

Con este fin, se aprobó en el país una Política de impulso del desarrollo territorial, que establece las pautas para aprovechar potencialidades y capacidades de los municipios en función de los intereses nacionales.

Por tanto, entre sus áreas de prioridad se encuentran la producción de alimentos, la exportación, sustitución de importaciones y los encadenamientos productivos estratégicos.

Según esta Política, los procesos de desarrollo local acuden a la gestión del conocimiento y la innovación, con el propósito de elevar la calidad de vida de la población en cada región.

La necesidad de potenciar el desarrollo territorial en la Isla tiene su origen en las grandes desigualdades socioeconómicas existentes al triunfo de la Revolución, que debían superarse en cada una de las localidades, como base para el desarrollo proporcional de La nación.

El proceso de institucionalización política iniciado en 1976 sentó las bases para implementar un conjunto de acciones para fortalecer la escala territorial.

Los programas de Desarrollo Integral, el Plan Turquino Manatí, el Grupo Ministerial de Trabajo Comunitario Integrado y los planes generales de Ordenamiento Territorial y Urbanismo en los municipios fueron algunas tareas ejecutadas con ese fin.

A lo anterior se suma la cooperación internacional para el desarrollo de procesos locales, fundamentalmente a través de agencias del Sistema de Naciones Unidas, como la Plataforma Articulada para el Desarrollo Integral Territorial (PADIT).

Destaca la Política aprobada que las herramientas fundamentales de planificación en cada municipio deben ser una Estrategia de Desarrollo, regente de la gestión administrativa, así como los Planes de Ordenamiento Territorial, y de la Economía y el Presupuesto del Estado.

El documento también califica de fundamental la asesoría técnica y metodológica a la hora de implementar estos planes a nivel local.

Alianzas entre gobiernos municipales, universidades y centros de estudios se perfilan como vías para garantizar el éxito en la implementación de políticas territoriales de desarrollo.

Pinar del Río constituye un ejemplo de esta integración, con un alto impacto de la Universidad Hermanos Saíz en el desarrollo local, a través de proyectos que responden a las prioridades de la provincia.

Esta realidad, reconocida por el Ministerio de Educación Superior, ha permitido el aporte de la casa de altos estudios en la superación de los cuadros y sus reservas en los distintos niveles de dirección, así como en procesos comunitarios marcados por la integración de todos sus actores y escenarios.

En la provincia están creadas las 11 estrategias de desarrollo municipales, y territorios como Los Palacios, Consolación del Sur, La Palma, Viñales y Pinar del Río han consolidado en los últimos cinco años resultados en el progreso local, a partir del aprovechamiento de los recursos endógenos.

Según indica la Política, los proyectos de desarrollo local pueden ser económico-productivos, socioculturales, medioambientales, institucionales y de investigación, desarrollo e innovación.

Todas las formas de propiedad y gestión pueden ser titulares de los proyectos, y estos pueden funcionar sin que sea necesario constituir una persona jurídica independiente.

Además de generar empleos, lo cual constituye la principal fuente de ingresos para los ciudadanos, estos proyectos pueden contribuir de forma directa al impulso económico del territorio.

Por ejemplo, podrán retener un porcentaje de la divisa generada por exportación y disponer del 50 por ciento de utilidades después de impuesto.

Como otros incentivos, tienen acceso a los mercados mayorista y minorista, y pueden contar con múltiples fuentes de financiamiento, ya sea la contribución territorial, créditos, cooperación internacional, inversión extranjera directa o fondos.

El desafío es explotar con inteligencia las potencialidades de los territorios y aprovechar las políticas del país para impulsar los proyectos municipales.
Una gestión exitosa de los gobiernos locales, con autonomía, innovación y eficiencia, es una sólida base para el desarrollo nacional.

Lea aquí: Publica Díaz-Canel artículo sobre gestión de gobierno, educación superior, ciencia, innovación y desarrollo local

Escribir un comentario

No se admiten ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
Nos reservamos el derecho de no publicar los comentario que incumplan con las normas de este sitio

Código de seguridad
Refescar