banner_olimpico_wide.png

Buenos amantes, en moneda nacional

1128-pareja-de-manos.jpg

La Habana, 13 feb (ACN) El 14 de febrero de este pandémico 2021 parece no levantar el mismo feliz revuelo que en años anteriores.

Al tener en cuenta, además, que son estas las primeras semanas de un proceso económico profundo y complejo para Cuba, es comprensible la aparente apatía de no pocos enamorados.

Sin lugares fuera de casa donde fijar una cita romántica a causa de las restricciones para enfrentar la COVID-19, sin ahorros salvadores y con mascarillas de por medio, se hace difícil, es verdad.

El domingo transcurrirá tranquilo en ciudades y poblados, con medidas de reforzamiento para garantizar el distanciamiento social; no habrán largas filas a las afueras de los restaurantes y la habanera Rampa no rezumará el calor de quienes buscan el alivio del Malecón a la media noche.

Tal vez sean una película y un "lo que se pueda" los responsables de amenizar la velada para los amantes que desde hace mes y tanto han ido cambiando el CUC (peso cubano convertible) remanente en sus monederos, pues ya solo utilizan el peso (CUP), reconocido aquí como moneda nacional.

Entonces el dúo Buena Fe, desde una esquina de la habitación, bien podría volver a entonar aquella Propuesta, que prometía una vida plena de amor, "sin remesas familiares, ni marcharnos del país".

Sería imposible no pensar mientras transcurre este particular y aparentemente sombrío 14 de febrero en las miles de transformaciones que sobrevuelan, influyen y hasta definen la vida en la Cuba de hoy, y replantearse el enorme acto de amor que significa acompañarla en su viaje.

Un "amando a este país como a mí mismo" pondría oportuno y esclarecedor el dúo guantanamero en la mente que quizás horas antes estuvo enredada en cuentas matemáticas, y ahora se entrega al disfrute de un beso incondicional.
Entonces, mientras los labios hacen lo suyo, el corazón recuerda esos atardeceres a la orilla del mar a la espera del regreso... el paisaje desde lo alto de Casablanca, los miles de

sitios mágicos que la capital cubana guarda para cuando el virus malicioso haya sido derrotado.
Mientras, entre el ordenamiento económico y el de la conciencia (vital este último, si de victoria sobre la pandemia se trata) transcurre la vida, cúmulo de decisiones y valentías que sobrepasa eras o períodos.

Amor al fin, imperecedero, transformador, revolucionario, inconforme siempre; pero invencible volverá a alzar la voz sin importar las condiciones, hecho carne o palabra, aquí, en Cuba, ahora.

Es posible.

Escribir un comentario

No se admiten ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
Nos reservamos el derecho de no publicar los comentario que incumplan con las normas de este sitio


Código de seguridad
Refescar