All for Joomla The Word of Web Design

Menos 23, la distancia entre Cuba y Estados Unidos

 

0906-Cuba-y-EEUU.jpg

La Habana, 4 feb (ACN) Cuba y Estados Unidos se encuentran tan cerca y tan lejos que durante un año y medio sus gobiernos firmaron 23 instrumentos de cooperación, pero en los tres años y medio siguientes, 242 medidas contra la isla tomó la administración norteamericana, unilateralmente.

La distancia no creció, estrictamente hablando, los dos países siguieron a 90 millas, como toda la vida.

Los campos de interés común permanecieron ahí, en la realidad concreta de ambos Estados, y en ambos pueblos, los motivos para no ser enemigos.

Con la actitud de borrar la historia de injerencia, expansión imperialista y terrorismo, por un lado, y la reafirmación de los ideales que resistieron esos embates, por el otro, comenzó el acercamiento. Y el mundo expectante.

Pero ascendió un Trump, llamado Donald, ya tan célebre como triste cualquier presentación sobre su presidencia.

Del 8 de junio de 2017 al 15 de enero de 2021 su gobierno aplicó más de 240 medidas, con énfasis en obstaculizar las principales fuentes de ingresos y entorpecer relaciones comerciales, para asfixiar económicamente a Cuba, subvertir el orden interno y crear una situación de ingobernabilidad.

Las mayores acciones fueron contra la inversión extranjera, viajes, remesas personales, cooperación médica, comercio, negocios, turismo, combustible y finanzas.

Además, Estados Unidos incluyó a la nación caribeña en listados arbitrarios y unilaterales sobre Libertad Religiosa, Trata de Personas y Terrorismo.

De las medidas correspondientes al bloqueo económico, comercial y financiero, 136 fueron extraterritoriales.

El pasado 24 de noviembre, cuando se cumplieron 28 años del inicio de la condena casi unánime de Naciones Unidas ante el cerco, el Ministerio de Relaciones de Exteriores de Cuba divulgó la reciente afectación al país, valorada en cinco mil 570,3 millones de dólares, cifra récord para un año, aunque esos cálculos no contemplaron las hostilidades en el contexto de la pandemia de COVID-19.

Justo antes de Trump, los gobiernos de Cuba y Estados Unidos pactaron durante un año y medio 23 instrumentos de cooperación.

Del primero de julio de 2015 al 19 de enero de 2017 establecieron colaboración en agricultura y áreas afines, protección ambiental, vuelos regulares, correo postal, hidrografía, enfrentamiento al tráfico de drogas, seguridad del transporte aéreo, sismología y Aplicación y Cumplimiento de la Ley.

También se acordó trabajar de conjunto en geología, meteorología, oceanología, salud humana, enseñanza del inglés, búsqueda y salvamento acuático y marítimo y sanidad vegetal y animal.

Sobresalió el acuerdo para el restablecimiento de relaciones diplomáticas y reapertura de embajadas y el intercambio de cartas entre el Presidente de Cuba y el Presidente de Estados Unidos, así como la Declaración Conjunta de ambos gobiernos sobre política migratoria.

Además, el Tratado entre la República de Cuba y los Estados Unidos de América sobre la delimitación de la Plataforma Continental en el Polígono Oriental del Golfo de México más allá de las 200 millas náuticas y el Memorando de Entendimiento entre el Ministerio del Interior-Aduana General de la República de Cuba y el Departamento de Seguridad Interna de los Estados Unidos de América para la cooperación en la esfera de la seguridad de los viajeros y el comercio.

Joe Biden hoy se sienta donde estuvieron Trump, Obama y otros que gobernaron antes que muchos naciéramos.

De una forma o de otra, es probable que Biden continúe “el destino” de querer dominar a Cuba. Se espera que lo intente de la manera “inteligente”, como Obama.

Si es así, podría hasta aliviar con fármacos y vacunas cubanas su mayor dolor de cabeza, la COVID-19, que arrasa con millones de estadounidenses, y de paso, aliviar el ambiente, la tensión en el mundo y la mesa del cubano.

Podría hacerlo de cualquier manera, a fin de cuentas, los que “gobernaron antes que muchos naciéramos” es frase de saga de novelas épicas, y Cuba, independiente hace décadas, y tan cerca, puede seguir pretendida, toda la vida.

 

Escribir un comentario

No se admiten ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
Nos reservamos el derecho de no publicar los comentario que incumplan con las normas de este sitio


Código de seguridad
Refescar