All for Joomla The Word of Web Design
03
Junio Miércoles

Para que la tarifa eléctrica no nos sorprenda

0-03-ahorro-energia.jpg

Llevar las riendas de una familia no es hoy un fácil desafío, más cuando en ella conviven niños, ancianos, y se atienden otras cuestiones que al final del día suman a la cuenta total.

Y todo ello, cuando recae en los hombros de una sola persona, llega el momento en que se hace insostenible pues la vida en comunidad requiere de compartir los deberes, mucha comunicación y solidaridad.

Pero en este comentario quiero referirme específicamente a la tarifa eléctrica que se integra a la mencionada cuenta, y en no pocas ocasiones sorprende a quienes residen en el hogar.

Hace poco presencié a una líder de familia que pedía a sus convivientes colaborar en el pago de la corriente, y a la vez exhortaba a aplicar algunas medidas para disminuir el gasto y con ello el pago, que ha aumentado respecto a meses anteriores.

Aquella reunión motivó este escrito y sobre todo la buena forma que la caracterizó, algo muchas veces ausente de los intercambios en casa.

No es justo que el pago de la cuenta del consumo eléctrico lo asuman una o dos personas si las demás son conscientes de que de ese servicio se benefician todos.

Entonces vale reflexionar sobre las acciones a desarrollar para el ahorro desde el hogar, basadas en la cooperación.

Existen formas sencillas y fáciles para lograrlo como apagar las luces y equipos encendidos innecesariamente, y en el caso del refrigerador se puede evitar abrirlo tanto en algunas horas durante el horario de mayor demanda (pico), sin afectar el adecuado clima de los productos guardados.

También se debe velar por no poner alimentos calientes en el "frío" -como muchos llaman a ese equipo-, y que la puerta cierre bien.

Respecto a la hornilla eléctrica, ofrece buenos resultados apagarla unos minutos antes, de manera que con ese calor se termine la cocción.

Graduar el termostato a 26 grados en los equipos de aire acondicionado y utilizarlo a partir de las 10 de la noche, puede ser otra de las medidas, teniendo en cuenta que cada grado suplementario representa un por ciento más de consumo energético.

Estos son algunos modos de actuar, ya que cada quien tiene sus propias recetas encaminadas a reducir el consumo, del cual deben estar pendientes todos, e inculcarlo a las nuevas generaciones que en la mayoría de los casos no piensan así.

Más allá del aporte que requiere el país para disminuir el uso de combustibles en la generación de electricidad, la cultura del ahorro desde el hogar beneficia a quienes al final del mes tienen que abonar determinada cifra por ese concepto.

Y dejo claro que el ahorro en cuestión no significa dejar de disfrutar las bondades de un servicio vital en la vida cotidiana, simplemente quiere decir tener presente la importancia de ese empleo racional.

El recibo de la cuenta de la Unión Eléctrica constituye una señal certera para saber cuándo se deben extremar las medidas en casa y centros de trabajo a fin de gastar menos.

La situación energética vivida el pasado año dejó muchas enseñanzas a los cubanos, y una buena parte de ellas merece incorporarse a las maneras de actuar, con la visión de país que también debemos atender todos juntos.

Es muy bueno que las familias se pongan de acuerdo sobre el pago de la electricidad mensualmente, y a la vez, busquen alternativas diarias para cumplir las medidas mencionadas.

Entendimiento y conciencia son palabras claves cuando de buenas relaciones se habla, y en términos de ahorro puede ayudar sustancialmente.

Escribir un comentario

No se admiten ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
Nos reservamos el derecho de no publicar los comentario que incumplan con las normas de este sitio


Código de seguridad
Refescar