All for Joomla The Word of Web Design

¿Puro o señor?: he ahí el dilema

marcos-alfonso.jpg

Desde los sonidos onomatopéyicos o guturales hasta el más puro español castizo de Don Miguel de Cervantes y Saavedra cuando escribió su antológico Quijote (Castilla, España, siglo XVII),  el lenguaje ha servido como medio de comunicación entre los seres humanos: sean flemáticos ingleses, genuflexos asiáticos, tenores daneses o… musicales caribeños y africanos.
   Según el sitio digital Ecured (enciclopedia digital cubana): “Muchísimos han sido los idiomas utilizados en el mundo y de ellos, numerosos también se dejaron de hablar, y se les denominan "lenguas muertas",  la más famosa es el latín”.
   Entre los idiomas más antiguos figura el sánscrito, originario de la India , nación en la cual se habló hasta el siglo III de nuestra era; o la lengua aramea que, según los expertos, fue la parlada por Jesús.
   Los idiomas tampoco son estáticos. Mutan y están siempre en perenne transformación. Es el caso del español, hablado por más de 500 millones de seres humanos en el orbe, según fuentes especializadas.
   Y así ocurre con las jergas, las cuales a diario amplían su léxico y los significados de las palabras y se adaptan a las regiones y costumbres de los individuos quienes, en dependencia de sus mundologías, les tributan nuevas definiciones.
   Creativos por antonomasia, los cubanos hemos “aportado” numerosos significados semánticos a múltiples palabras de la lengua española.  Ejemplos sobran: Almendrón (auto antiguo en circulación); Curda (borracho, beodo); Rufa (ómnibus, guagua);  Jamar (comer, ingerir alimentos); Puro (señor, individuo)… En fin.
   Sucede, sin embargo, que en los últimos años tales contribuciones rebasan lo netamente popular y derivan hacia lo chabacano y lo grotesco, con el peligro de su traspolación de una generación a otra.
   Tales vocablos están a flor de calle. Oleadas de groseras y soeces palabras brotan de las gargantas de hombres o mujeres en los sitios menos imaginados: desde el hospital, la oficina, el transporte público, los juegos callejeros, y… ¡hasta en las escuelas!
   Los medios masivos de comunicación, en particular la TV y la radio, sin que sea su propósito, se ven también agredidos. No me refiero a la obra teatral o telenovela donde se inserta una “mala palabra” con neta intención dramatúrgica según la perspicacia del guionista.
   En el universo de la cultura, en sentido general, al entrevistar a creadores o intérpretes de las diversas manifestaciones artísticas han cobrado fuerza los términos “súper” y “nada”, las muletillas "así mismo es", "decir que...", los cuales menudean con su innegable influencia en los públicos. Imaginemos la entrevista:
   -¿Y cómo te sientes en el nuevo proyecto que asumes?
   -Pues… ¡nada!, todo marcha. Vaya, súper bien…
   En cuanto a la nada, según el diccionario de la Lengua Española, significa: “Ninguna cosa, ninguna cantidad ni medida; el no ser, concepto filosófico opuesto al ser del que todos los entes participan; cosa mínima o insignificante; en ninguna medida; sin esfuerzo, sin dar importancia a la cosa de que se trata (…)”. El súper: “Que es muy bueno; apócope de supermercado: muy bien, estupendo”.
   Llama la atención el elevado nivel cultural alcanzado por la ciudadanía. Sin embargo, la falta de educación es harto palpable en las relaciones humanas, algo que no sucedía cuando en Cuba existía más de un millón de analfabetos. Es como si los buenos modales y la cortesía nos hubieran abandonado.
   Sostengo que tanto uno como otro sexo, para hacerse valer, o escuchar, o sentir, no tienen por qué recurrir a esos extremos del habla colindantes con lo más chabacano y vulgar de nuestra cubana lengua: las harto conocidas “malas palabras”.
   Si Cervantes desandara por la Isla, no tendría necesidad de luchar contra los molinos de viento… le bastaría con engarzar en su adarga esa ensarta de vocablos groseros que navegan en el espacio, y quemarlos en la hoguera.
   Lo peligroso del asunto resulta que, de no ponerle coto, a fuerza de tanto mal hábito y chabacanería, y el inexorable paso del tiempo, cuando escuchemos a alguien de cualquier edad decir: ¡buenas tardes!, ¡con permiso!... nos parezca rara avis.

Comentarios   

0 #1 Ernesto 11-11-2014 11:56
Pero es con educación, en la casa y la escuela, por donde debe estar la causa del problema, que no se resolvería tampoco por decreto, ya que fue creado, como bien dice Usted, antes con analfabetismo, pareciera que éramos más educados. He insistido mucho en la imagen de la escuela; donde hay un maestro y un alumno hay un aula (aunque esta sea humilde o sea bajo un árbol); pero cuando hay una escuela, que se cae a pedazos, con baños permanentemente inmundos, no hay disciplina y maestros sin vocación o improvisados:solo hay pésimos ejemplos...las virtudes (o los valores) ¡se cultivan!
Citar

Escribir un comentario

No se admiten ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
Nos reservamos el derecho de no publicar los comentario que incumplan con las normas de este sitio


Código de seguridad
Refescar