La Habana, Miércoles 20 de Noviembre de 2019 06:33 am

 ACN Hoy  Reforma Constitucional  Más que médicos Bloqueo                           Otros sitios de ACN    Fotografia          Radio

 
  

No escasean en estos tiempos los llamados chicos o chicas “plásticas”

Compartir :
Tamaño letra:

 

0604-maria-elena.jpg

Al preocupamos por la crisis de los valores morales de los jóvenes, generalmente estamos impactados por un cambio de conductas que choca de algún modo con nuestras referencias establecidas.

La juventud se define frecuentemente por un rol social, caracterizado por su manera de interactuar en su grupo o comunidad, por la imagen proyectada mediante el tipo de ropa, maquillaje y lenguaje, entre otros aspectos.

Existe cierta frustración para quien se percibe incapaz o impedido de cumplir con las exigencias de la  moda. Algunos le confieren  más valor a lo material, que a lo espiritual. Sobrevaloran la forma de vestirse, estar en la “onda”, aunque su aspecto sea irreverente, su cabello con colores y cortes extraños, la forma de expresarse chabacana y vulgar.

No escasean en estos tiempos los llamados chicos o chicas “plásticas”, remota referencia a una popular canción del panameño Rubén Blades, en la cual definía las aspiraciones de esos jóvenes cuyos objetivos son lucir bien, relacionarse con quienes consideran sus iguales, porque tienen una posición económica ventajosa, aunque resulten superficiales en su conducta.

Muchos viven en urbanizaciones que antes de 1959 fueron de la burguesía en la Isla, usan ropas de “marca”, conducen autos modernos de los padres o de ellos mismos, asisten a lugares de recreación donde
el pago es en “moneda dura” (léase divisa convertible) y tienen gustos por encima de las posibilidades de un cubano de a pie.

No se trata de citar estereotipos y frases hechas, sino de llamar la atención sobre un asunto preocupante, el cual tiene alcance  global, ya que la crisis de valores no solo afecta a nuestro país, donde además se aprecia a todas luces diversos rangos sociales.

En la sociedad no puede haber solamente  transformaciones económicas, políticas, también resulta necesarias las de orden espiritual, tal como postulaba José Martí .

El impacto de los años de 1990 -cuando comenzó en Cuba el Período Especial- sobre un segmento de la juventud cubana trajo consigo  la consiguiente  disminución y poco desarrollo de la conciencia de igualdad, problemas en cuanto a la socialización, deterioro en los valores, así como falta de motivación para la continuación de estudios.

Muchas familias fueron más pasivas ante actitudes transgresoras de hijos e hijas, quienes en ocasiones optaron por la deserción escolar, la búsqueda de ganancias fáciles en lo que se presentara.

El alejamiento de las relaciones de labor productiva lleva a no valorar el trabajo de las personas, el costo de la vida y de los bienes de consumo e implanta la regla de la “ganancia fácil”.

Los propios padres son, muchas veces, los que favorecen esta tendencia, al querer ofrecer a sus hijos aquello que, en términos de consumismo, ellos mismos no tenían en su juventud.

Por estos días no son pocos los  jóvenes para quienes la noche se ha convertido en su símbolo por excelencia: es el tiempo ‘sin tiempo’, sin reloj y sin horario, es el espacio de la libertad sin disciplina y sin exigencias externas.

Así se les puede ver en plazas o sitios urbanos donde muestran sus extravagancias, se suman a grupos con iguales características en cuanto a proyección social y hacen caso omiso de normas de urbanidad establecidas desde antaño.

Otros aprovechan  las altas horas nocturnas para crear bulla en sitios públicos, tomar el ómnibus y ofender al chofer y a los viajeros,  así como para manifestarse con violencia en la calle.

Ante tales actitudes bien vale recordar que la ética empieza cuando el hombre es capaz de aceptar que “no todo le da igual”.

La vida humana es elección permanente, hagamos que  la formación de valores sea parte del quehacer propio, de la familia y la sociedad en su conjunto. Por supuesto, para lograrlo habrá que cambiar muchas
cosas.

Comentarios   

 
+1 #6 Ale dice la verdad 24-07-2019 00:02
Son ideas mías o usted ha hecho uso de la discriminación al juzgar a un grupo social por su manera de vestir ,o de llevar su cabello, cuando el propio José Martí habló de que la belleza de lleva por dentro? Deberían tener buenos editores , para que artículos como éste tengan más coherencia a la hora de hacerse públicos. Cómo se atreve a criticar posturas y desde una posición discriminatoria ?
Citar | Reportar al moderador
 
 
+5 #5 Carlos 14-06-2019 12:04
Es normal que esto suceda si lo vemos desde el punto de vista que ciertas personas con poder de decidir han justificado ciertas posturas basadas en que han cuestionado los conceptos como normal, no normal, aceptamos, no aceptamos, depravación, aberración, normas y conductas de convivencia.
Las posturas cínicas que defienden ciertos procederes, carecen de los valores mas esenciales del ser humano. He conocido a una madre que está de acuerdo que su hijo tenga una relación homosexual con un extranjero como una via de salir del país y mejorar su situación económica.
Citar | Reportar al moderador
 
 
+1 #4 Humilde 13-06-2019 13:05
Yo diría que no solamente son los jóvenes, los hay de todas edades. Su comportamiento se ve a todas horas, sobre todo en las tiendas, en las colas para taxis, en paladares, etc. En su actuar es como si pensaran que solamente existen ellos, que los demás no cuentan. El vivo retrato de la canción popularizada por Rubén Blades en la década de los 80 del pasado siglo.
Citar | Reportar al moderador
 
 
0 #3 Debora v fiol 10-06-2019 06:42
Estoy muy de acuerdo con tu articulo y considero que hay q ahondar mucho mas en estas diferencias q afectan mucho a las familias q no pueden solventar las necesidades de muchos jovenes y dejan estudios o terminan carreras como las de medicinas u otras y se ponen a botear o de dependientes para ganaR cuc y poder visitar lugares de la high y clasificar como plasticos. Admiro esos jovenes de carne y hueso con pullovers somos cuba . Saludos debora.
Citar | Reportar al moderador
 
 
+1 #2 FGV. 07-06-2019 13:01
Peridista excelente trabajo, buen análisis, no soy jovén pero creo en los jóvenes como creyeron en mí, usted dice "La vida humana es elección permanente, hagamos que la formación de valores sea parte del quehacer propio, de la familia y la sociedad en su conjunto. Por supuesto, para lograrlo habrá que cambiar muchas
cosas." Exponga su criterio que es lo hay que cambiar,yo le voy a dar el mío; hay que eliminar el paternalismo, hay que hacer cumplir las leyes, no pueden recibir los mismo beneficios los que no trabajan, hay que convocar a esos plásticos y plásticas e intercambiar con ellos, hay sacudir la mata para que se caigan los frutos podridos que no permiten mejor desarrollo a esos hay que identificarlos.
Saludos y gracias.
Citar | Reportar al moderador
 
 
+8 #1 AL 06-06-2019 09:43
"tienen una posición económica ventajosa", COMO DICEN EN LAS PELICULAS : FOLLOW THE MONEY, SEGURO QUE EL RASTRO NO LLEVA AL PUEBLO TRABAJADOR.
Citar | Reportar al moderador
 

Escribir un comentario

No se admiten ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
Nos reservamos el derecho de no publicar los comentario que incumplan con las normas de este sitio

Código de seguridad
Refrescar