La Habana, Domingo 18 de Agosto de 2019 02:00 pm

 ACN Hoy  Reforma Constitucional  Más que médicos Bloqueo                           Otros sitios de ACN    Fotografia          Radio

 
  

Somos latinos, pero son injustificables las indisciplinas deportivas

Compartir :
Tamaño letra:

0516-jose-luis-lopez.jpg

   No tengo modo de describir la incomodidad que siento cuando, indisciplina tras indisciplina de esas que pululan por estos días en el contexto deportivo cubano, mis amigos, colegas o federativos de cualquier modalidad, me comentan: somos latinos y nos arde el “calor” del juego.
   Es cierto que el carácter del habitante de nuestra candente y poblada área geográfica, es explosivo, bien alejado al de un europeo o asiático. Y el deporte, no es la excepción.
   Pero de eso, a cometer tantas inobediencias e irrespetar a árbitros, rivales, directivos e, incluso, al mismísimo entrenador del equipo, va mucho trecho. Y sinceramente, no veo por dónde extirpar ese “cáncer” que crece cada día más en las filas de los conjuntos, especialmente en los deportes colectivos.
    Fui testigo de la penosa trifulca que crearon los jugadores de los equipos Santiago de Cuba y La Habana, al finalizar el partido de ida en la final de la liguilla nacional de fútbol, disputado el pasado sábado en la grama del estadio capitalino Pedro Marrero.
   Lo que escuché “alrededor” de la cancha –nada oficial, pero muy cercano a la realidad-, fue que los jugadores del cuadro indómito, especialmente los hombres de ataque como el líder goleador Jorge
Villalón, estaban molestos por las continuas “agresiones verbales” del portero capitalino Asterio Ballines, quien, además, “demoraba el juego” como fingiendo molestias en sus piernas.
   Y cuando el árbitro señaló el final del juego, “ardió” Troya- quise decir, el Marrero-, porque los dos equipos se liaron a golpes y patadas.
   Pero lo más doloroso de esta situación, además de la indisciplina cometida ante los espectadores y delante de las cámaras de TV, fue que los implicados en la reyerta hicieron caso omiso al pedido de “paren esta bronca” hecho por sus entrenadores y varios miembros de la Comisión Nacional de la especialidad que bajaron al gramado.
   Los ecos del “somos latinos” también se escuchan todos los días en la VI Serie Nacional de Béisbol sub 23 años. Con mucho tacto y sin el menor de los secretos –lo cual aplaudimos hasta la saciedad-, la Dirección Nacional de Béisbol emite un parte en el cual, casi siempre,
incluye informaciones sobre peloteros y entrenadores expulsados de un partido.
   Pelotazos mal intencionados, continuas protestas de conteos, “careo” entre jugadores o entre directores y árbitros, y el consiguiente irrespeto del público presente cuando se toma una decisión que no favorece al equipo de sus amores, están incluidos, sin el menor problema, en los encuentros de béisbol. Y eso, se “arrastra” después para la Serie Nacional.
   Eso de “somos latinos y nos hierve la sangre”, tiene que dejar de ser una justificación ante una mala conducta en la esfera del músculo.
Porque no solo ocurre en béisbol y en fútbol: es algo (casi) generalizado. Esa “guapería barata” no puede caber en una plantilla de un equipo cubano, del deporte que sea. Porque, además, el guapo no es quien gana el partido, porque siempre vence el más capaz.
   Desde las edades tempranas, en las escuelas deportivas cubanas se les enseña a los talentos que deben respetar al entrenador, al rival y a todos los que intervienen en el desarrollo de determinada justa.
   La filosofía de la Revolución Cubana en torno a la actividad deportiva, siempre la brindó nuestro Comandante en Jefe Fidel Castro.
   “El deporte requiere disciplina, y disciplina mucho al niño y al joven, lo enseña a ser resistente, estable, tenaz y valiente; influye en su carácter, ayuda a su salud y a su desarrollo físico y mental”, comentó Fidel en el discurso pronunciado durante el intercambio con representantes de la delegación deportiva que asistió a los Juegos Panamericanos de Winnipeg 1999 .
   Entonces, aboguemos por la disciplina y elevemos un "muro de contención" para cerrarle el tránsito a tanta desobediencia que, por estos días, muestra nuestro entorno deportivo. Creo que estamos a tiempo.

Comentarios   

 
0 #1 FGV 19-07-2019 16:10
Es realmente lamentable lo expuesto por usted y lo mas doloroso es que tiene razón, soy una persona mayor y los años me han enseñado que la mejor manera de evitar un problema es evitarlo, fijese que he dicho evitarlo no esquivarlo, cuando las soluciones "blandas" se han agotado entonces queda" a grandes males grandes soluciones", cuando la mala hierba persiste en crecer junto a la buena cosecha y la sombra de esta no la hace desaparecer, entonces hay que arrancarla de raíz, si hay que suspender jugadores, directivos, de cualquier nivel, arbitros etc hay que hacerlo, no tengamos temor siempre hay alguien igual o mejor para darle el brillo que necesita nuestro deporte..
Gracias.
Citar | Reportar al moderador
 

Escribir un comentario

No se admiten ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
Nos reservamos el derecho de no publicar los comentario que incumplan con las normas de este sitio

Código de seguridad
Refrescar