La Habana, Martes 20 de Noviembre de 2018 02:53 pm

 ACN Hoy  Reforma Constitucional     Bloqueo                              Otros sitios de ACN    Fotografia          Radio

 
  

No todo es en blanco y negro, existen matices (+Audio)

Compartir :
Tamaño letra:

maria-elena-balan-fb.jpg

Diariamente se presentan oportunidades de ayudar a alguien; a veces están ahí cerca de nosotros a la espera de un gesto generoso, de apoyo, solo falta darnos cuenta y tender la mano.
  Considero que el ser humano no puede perder  su voluntad de ayudar, aunque corran tiempos difíciles y algunos recurran a la popularizada frase de “Sálvese quien pueda”.
  A la espera del ómnibus, vi cómo un hombre se disponía a cruzar la calle con otro, que evidentemente era ciego, luego vi a un joven levantarse para ceder el banco a una señora en la parada, al tiempo que una pareja de la tercera edad caminaba por la acera tomada del brazo y cubriéndose del sol con una sombrilla.
  Pero igual pude advertir la presencia de  un ebrio tendido en el suelo  y agarrando una botellita de ron. Un poco más allá una mujer hacía gala de su exposición sexuada a través del diseño y  los carteles en su pullover y corto pantalón. Ninguno parecía ser consciente de las opiniones negativas que generaban.
 Pensé entonces en cómo los progenitores deben inculcar desde la infancia los conceptos básicos en la manera de vestir, advertir acerca de lo aceptado socialmente como correcto y elegante y lo que debe llevarse de acuerdo con cada ocasión y horario.

NO TODO ES EN BLANCO Y NEGRO, EXISTEN MATICES 

 También me imaginé al alcohólico con una familia tal vez inexistente, rota por las consecuencias de su adicción. Lástima que estas personas caigan en ese agujero enfermizo y no recurran a ayuda especializada.
  La espera del ómnibus me permitió advertir la desenfrenada competencia de esos autos clásicos, ya viejos y contaminantes, con rótulo de taxi, cuyos choferes aceleran y violan el derecho de vía de otros vehículos por llegar primero al lugar donde hay posibles clientes.
 No toman en cuenta el peligro de tales actitudes, las cuales pueden desencadenar un accidente múltiple con sus graves consecuencias.
  Alguien cerca de mi fue hacia el contenedor de basura a echar el papel después de comer un pan con perro caliente. Lo buscó con la vista insistentemente, porque no estaba ubicado en un sitio fácil de encontrar.
  No todo es en blanco y negro como a veces pensamos. Al salir a la calle hay de todo, como en botica –tal era un dicho popular de antes cuando se les denominaba así a las farmacias-. Aparecen ante nuestros ojos buenas actitudes, otras transgresoras, en fin, que existen matices.
  El chofer del ómnibus con el rótulo de P-1 apareció de pronto y los de la cola corrimos unos metros más allá, donde paró y desintegró de esa manera la fila ordenada. El ebrio subió en el tumulto y me pidió con un gesto acomodarse en el estribo interior del vehículo.
 Le cedí el sitio y me aparté para que extendiera las piernas. Algunos lo miraron con desdén e hicieron gestos de desaprobación ante su cercanía y fetidez.
 En el interior de la guagua aprecié  buenas acciones,  como igual advertí otras desdeñables.  Noté, sin darle un sentido feminista a mis apreciaciones, que fueron más las mujeres que ayudaron a otros pasajeros, que los propios hombres.
 Vi como una muchacha cedió su asiento a una anciana, lo cual no hizo el pasajero sentado a su lado, quien se puso a mirar hacia afuera para evadir el “compromiso” de ser cortés.
 Al llegar a una parada frente a un hospital una paciente con una mano envuelta en gasa subió y se esforzó por sujetarse para no caer. Fue una mujer quien se paró de su asiento y la ayudó a sentarse.
Precisamente, luego pude compartir a su lado al desocuparse el otro y me contó que iba un poco lejos y agradecía la amabilidad de aquella señora.
 ¿Nos sentimos mejores personas por nuestra acción a favor de los demás o vivimos en una burbuja que nos impide ver más allá del bienestar personal?
  Que la prisa con que vivimos no nos impida ayudar a los demás. La mejor recompensa será la satisfacción de haber hecho el bien sin esperar nada a cambio.

Escribir un comentario

No se admiten ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
Nos reservamos el derecho de no publicar los comentario que incumplan con las normas de este sitio

Código de seguridad
Refrescar