La Habana, Domingo 21 de Octubre de 2018 11:39 pm

 ACN Hoy  Reforma Constitucional     Bloqueo                              Otros sitios de ACN    Fotografia          Radio

 
  

La corrupción y la dignidad

Compartir :
Tamaño letra:

 

yasel-toledo.jpg

¿Cuáles son las causas de la corrupción?, ¿Por qué algunos la abrazan y se comportan de manera inadecuada, a pesar de conocer plenamente lo establecido o lo éticamente correcto?

¿Acaso “el mal” se transmite por ósmosis, es por algo diferente en el aire?, ¿Se puede eliminar totalmente?, ¿Cuánto puede aportar cada uno en ese combate a veces enrevesado?
Por desgracia, no se trata de casos aislados, pocas manzanas podridas o agujas en pajares. No. A lo largo de la historia de la humanidad resulta casi imposible establecer un ranking de los ejemplos más ilustrativos, pues son demasiados y en casi todos los aspectos, incluidos el económico, la política, el deporte, competencias y concursos de cualquier tipo…
Los sobornos, el fraude, robo, tráfico de influencias… nacieron hace mucho, tanto que es demasiado riesgoso identificar su origen.
Según documentos, en el Antiguo Egipto ya pululaban, y existieron casos, como el llamado Tebasgate, cuando Peser, funcionario de Tebas en tiempos del faraón Ramsés IX, estuvo relacionado con una banda para saquear tumbas, en el año 1100 antes de Cristo (a.C). Para colmo, el caso se cerró sin condenas.
En el Decreto de Horemheb, de 1300 a.C, ya se incluían normas contra esas prácticas, pues establecía el “castigo con implacable rigor a los funcionarios que, abusando de su poder, robaran cosechas o ganado a los campesinos bajo el pretexto de cobrar impuestos. El castigo consistía en 100 bastonazos, pero si el involucrado era un juez la pena se convertía en muerte”.
Ni ilustres figuras de la Grecia Clásica evitaron totalmente ese “virus”, incluido Fidias, famoso arquitecto que construyó el Partenón, a quien sus simultáneos echaron en cara quedarse con parte de los fondos destinados a las obras. El orador Demóstenes fue acusado de chantajear a jóvenes adinerados y quedarse con el dinero depositado en un tribunal como prueba de algunos delitos.
En diversos países, algunos individuos escalan muy rápido a golpe de millones, concesiones, promesas y mentiras, con el único propósito de seguir inflando sus bolsillos. Cuando uno revisa, algunos de los grandes casos en naciones como España, Argentina, Chile, Estados Unidos... pudiera experimentar la sensación de ver películas de ficción.
Entre las causas, se encuentra el deseo de alcanzar riquezas o avanzar en otros ámbitos como el profesional, la política.., y todo está realizado con deformaciones éticas.
Aunque nos duela, Cuba, construida sobre los mejores valores y conciencia de la importancia de la dignidad, la solidaridad y todas las esencias, no escapa totalmente de esa especie de veneno silencioso, que en ocasiones se esconde en sonrisas o actitudes hasta extremistas, aunque lo sucedido aquí está muy distante de la realidad oscura de otros países.
Para combatir eso, el control y la mano dura contra los culpables resultan fundamentales, pero también otros elementos. En intercambio con los participantes en el III Congreso Internacional de Investigadores sobre Juventudes, realizado en marzo de 2018 en La Habana, Aleida Guevara, hija de Ernesto Che Guevara, preguntó: ¿por qué alguien aquí es capaz de robar en una fábrica?
Inmediatamente después respondió ella misma: “porque no tiene conciencia social, no ha comprendido que le quita al pueblo, a sus familiares, a su propia madre, a sus hijos, a sus hermanos…, pues los recursos no pertenecen a un patrón, sino a todos los habitantes de este archipiélago hermoso y heroico”.
Verdaderamente, cada quien debe sentirse dueño de la empresa u otro centro laboral, velar y exigir por su buen funcionamiento. Las diferentes organizaciones de base, incluidos el sindicato y los comités de base de la Unión de Jóvenes Comunistas, deben constituir vanguardias reales y poderosas a favor de los colectivos.
Esos, que critican, señalan con el dedo, e incluso quienes consideraban imposible la publicación de este tema en el periódico u otro medio de prensa, serían más útiles aportando con palabras, pero especialmente con acciones, para mantener siempre la luz a su alrededor y eliminar esa especie de “lucha” contemporánea y “raspe”, sinónimos de robo, acaparamiento....
Cada consejo de dirección y persona encargada de conducir grupos debe ser consecuente con las esencias de la Revolución, la sociedad y las enseñanzas de hombres enormes, como José Martí y Fidel Castro.
En nuestro país, los buenos ejemplos son mucho mayores y ojalá logremos que no existan manchas. Resultan esenciales el esfuerzo, exigencia y sacrificio de todos, unido al control, los valores y la conciencia.

Escribir un comentario

No se admiten ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
Nos reservamos el derecho de no publicar los comentario que incumplan con las normas de este sitio

Código de seguridad
Refrescar