All for Joomla The Word of Web Design

¿Quién se robó lo mio?

maria-elena-balan2.jpg

Si vas a la bodega te roban en el pesaje, pero en el agromercado sucede igual, si acudes a un restaurante no te ponen en la mesa los alimentos con el gramaje que aparece en la Carta Menú. El consumidor carga con esa desventaja, mientras quienes estafan echan dinero a sus bolsillos.
  Hace unos días visitamos con colegas un restaurante donde se paga en moneda nacional. Nos pareció buena la oferta. Comida criolla, plátano frito abundante, ensalada de estación. Resultó agradable y accesible el precio, de ahí que pasadas unas semanas volviéramos al lugar.
  Resultó que  no nos sirvieron la vianda como la otra vez, sino en un platillito de taza de café, y con el mismo precio por la pequeñísima ración. Alguien del grupo prefirió pedir limonada en lugar de la latica de refresco de cola y menuda sorpresa recibimos al llegar la cuenta. ¡Su costo era de 18 pesos!. ¿Los limones serían de Persia?
  Era un domingo por cierto y no día de semana como la primera vez de la visita al restaurante. ¿Será que al ser fin de semana los dependientes multan a los comensales para llevarse más ganancias en un lugar donde el Estado es el abastecedor y recolector oficial de lo que allí se expende?
  Ni siquiera se trataba de una llamada Paladar, y al comentar con otras personas asiduas a ese lugar coincidieron en que de lunes a viernes el gramaje de los alimentos viene acorde con la Carta Menú, no así sábado y domingo, regularmente.
  Y los individuos por no parecer ridículos al reclamar los plátanos fritos que les corresponden o porque se han habituado ya a aceptar que los timen en bodegas, agromercados, tiendas recaudadoras de divisas, y en otros muchos sitios, hacen mutis.
  Quien se “arriesga” a exigir sus derechos de consumidor encuentra que el Administrador no se encuentra, está reunido o le dan otra disculpa.
    En estos tiempos que corren hay personas que piensan que apropiarse de lo que es de su empresa, de su taller, del lugar donde construyen un edificio o del sitio donde laboran no es malo, porque son bienes del Estado y total, los suministros vuelven a suplir eso que “se perdió”.
  Un viejo proverbio apunta que quien vive con honradez nunca se arrepentirá de nada. Mientras otro, más popular y contemporáneo, señala que quien actúa de forma honrada puede, cada noche, poner tranquilo la cabeza sobre la almohada y dormir con placidez.
  Es uno de los valores éticos que debe fomentar la familia desde los primeros años de vida. A veces, ocurren casos de niños que van a jugar a la casa del amiguito y traen de regreso juguetes que no les pertenecen y los padres aceptan que se queden con ellos.
  Así en la medida en que van creciendo, cuando asisten a la escuela, prosiguen con el reprobable hábito de sustraer gomas, lápices y otros artículos que de antemano sus progenitores saben que no fueron obsequiados por sus compañeros.
  Y se va formando una cadena de malas acciones, las cuales en la adultez resulta ya un lastre. Entonces en el centro de trabajo, en la comunidad en que viven o a cualquier sitio que vayan se sienten con el derecho de coger lo que no es suyo, de timar a las personas.
    Lo peor es que muchos lucran con todo aquello que se llevan del trabajo y cuando alguien les dice que es una ilegalidad, se ofenden. Quieren ganar más dinero que quienes en realidad dan su aporte a la sociedad y estudiaron y se superaron para desempeñar su profesión.
  La honradez como estado natural de la conciencia viene de la cuna, de los buenos hechos que transmite la familia o de la palabra del maestro cuando nos habla de los principios éticos.
   Por eso no puede entenderse que algunas personas, aduciendo necesidades personales,  roben a quienes deben atender en un centro público de recreación, en el establecimiento para productos normados por una libreta de abastecimiento o en las tiendas de divisas donde adulteran precios o dan el cambio con monedas de menos.
   Son conductas reprobables y existe un código penal que las sanciona. No se puede admitir que quede impune quien atente contra los bienes sociales o de las personas.

Comentarios   

0 #3 mirta 23-09-2014 10:53
Bueno el comentario pero todavía falta hablar en vivo y en directo, ahí falta el nombre del lugar porque si seguimos sin identificar las cosas por su nombre y todo queda en generalizaciones estos trabajos periodísticos terminan en lo anecdótico.
Citar
0 #2 NETO 19-09-2014 16:15
bueno ..ya es una costumbre q una persona llege a un lugar y lo estafen en todos los sentidos porq no solo te roban en el pesaje sino hasta la hora de cobrarte ...sino es el pesaje porq me cobras lo mismo .y los inspectores de quienes son ..a quien representan...AL ESTADO y cuantos administradores estan de acuerdo en eso ...invitacion a un estudio . y cuantas multas a los q roban o sanciones se imponen ..y no hay problemas ..al final siguen en el puesto o en otro mejor .hasta cuando .¿porq cuando usted va un lugar estatal se permite esto? ..por no hablar de la calidad del servicio q se presta .todo es lo mismo q ya nos sumamos a eso y el dia q reclamamos el respeto al cliente hasta ese dia puede usted no dormir bien porq salio discutiendo con alguein q solo debia ofertar un servicio de calidad y lo maltrato todo lo q pudo .
Citar
0 #1 María 17-09-2014 10:43
El comentario muy bueno y casi todas las semanas vemos algo similar en la prensa o la televisión, pero todo sigue igual.
Y ahora se incrementará con los vueltos en el cambio de CUC a CUP.
Citar

Escribir un comentario

No se admiten ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
Nos reservamos el derecho de no publicar los comentario que incumplan con las normas de este sitio


Código de seguridad
Refescar